sábado, 4 de agosto de 2012


Esa mirada que lo dice todo y no dice nada. 

Pensaba que sería suficiente, que bastaría con tenerte, con amarte, con prometerme a ti de por vida, pero me di cuenta que esos pensamientos eran simplemente una ilusión que vagaba por mi mente. 

Deambulo de noche por las oscuras calles con la esperanza de que alguien me lleve, de que alguien me haga desaparecer de este mundo. Te amé tantísimo que no supe darme cuenta de lo que realmente significabas para mi hasta que te fuiste. 
Me siento decepcionada porque me dejaste a mi suerte en este mundo y realmente no quiero pertenecer a el si tu no estás conmigo. 
Te perdí... Te perdí por un maldito accidente, perdí todo lo que era tuyo y con eso se murió algo dentro de mi. Intenté superarlo y no pude, pasé 100 días encerrada, 100 días llorando, creo que mi alma se quedó seca realmente. 

Sé que no debería, sé que todo lo que hago está mal, sé que realmente no puedo avanzar pero también sé que debo hacerlo. Debo pasar la página, pensar que en el futuro me tiene que compensar porque sino tu alma se va a llevar la mía detrás. 

Lo que me pesa, es, que te dije que no lo hicieras... 


--Más vale haber amado y haber perdido que no haber amado nunca-- 

1 comentario:

Sí es lo que parece dijo...

Ufff, debe ser muy duro pasar por eso. Perder a alguien que quieres así....

Saludos