viernes, 24 de diciembre de 2010

¿Cuál es la fórmula secreta?

Hoy quiero hablar de amores imposibles, de esperanzas que se alimentan y de personas que no paran hasta que consiguen algo con lo que posteriormente se escalabran. 




-Porque te quiero, por encima de cualquier motivo, por encima de cualquier razón que parezca oportuna, por encima de cualquier persona que se interponga en nuestro camino. Te quiero, te amo y lo sabes, la atracción, las ganas de no salir de la cama que tengo contigo no son normales, tengo ganas a todas horas de beber tus vientos, de beber todo tu aroma y sentirme preso de la ilusión que no para de acertar. Te quiero y viajaré hasta el fin del mundo y esperaré hasta que tu corazón quede libre pero por favor acéptame aunque espere 20 años por ti. 

-El problema lo tenemos ambos y sabemos que no se puede solucionar, no tenemos comunicación, nos va bien en la cama pero cuando salimos de ella realmente es tortuoso porque no podemos si quiera discutir en paz, sabiendo que nuestra vida se compone de lo de siempre. La realidad es que no nos comprendemos, que nuestra comunicación es solo sexual, que la vida tiene muchos derroteros y te empeñas en que siempre sea la misma historia. 

-Pero harán falta millones de obstáculos para separarnos, sé que no soy perfecto, sé que te hice daño, era un juego, me tomaba la vida en general como un juego. Quedé preso, preso en la cárcel más tortuosa, preso donde cada día mi vida se veía reducida, quedaba preso a cada instante, preso de tu cuerpo, de tu piel, de tu persona. 

- No podemos estar juntos y lo sabes. 

¿El amor lo puede todo? NO 
¿El amor lo perdona todo? NO
¿La pasión lo puede todo? NO
¿La pasión lo perdona todo? NO
¿La confianza lo puede todo? NO
¿La confianza lo perdona todo? NO
¿El compromiso lo puede todo? NO
¿El compromiso lo perdona todo? NO

Por separado son cualidades que no son nada, son cualidades buenas, separables, normales, que dan mucha fuerza a una persona pero no es todo. 
La mezcla de las cualidades, la unión de las características de las que hablo o la compenetración al 50 50 es lo que realmente lo puede todo. 




Conozco una frase sabia que es real, es una frase cierta, veraz y lo he podido comprobar en mis carnes. 
Es amor cuando dejas a la persona libre mucho tiempo y termina volviendo. Eso es amor. Esta frase siempre me ha conmovido. 
También hay otro dicho y es aquél que dice que el amor se produce cuando eres capaz de ser feliz sin tener que estar con la otra persona a todo momento. 

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cartas del ayer.

Se quedaron tantas cosas en el tintero, se quedaron tantas palabras en pensamientos, se quedaron tantos adiós y tantos te quiero  en la carta por poner que simplemente esa carta a la que llamé corazón no estaba preparada para ser escrita. 

La tinta se traspapelaba, quedaba tan marcada que desde el sobre se podía vislumbrar su contenido, la tinta estaba húmeda y querías meterla en el sobre, enviarlo y sellarlo con la vela que más calor daba. 

Qué dolor al ver que toda mi vida estaba en un trozo de papel, qué dolor tan inmenso cuando descubrí que llegó tarde, la carta es personal, es sincera y la tinta que la bañaba estaba hecha con un cuidado especial. 
Esa carta que unió a tanta gente pero a nosotros nos separó, esa carta que decía lo que todos querían escuchar pero no lo que debían escuchar. Esas letras, algunas borradas por las lágrimas de un amante dolorido. Esas letras que pusieron su punto y final sin querer a una historia que se preveía.

Siempre hay miedo cada vez que recibes una carta, pero a día de hoy hay más miedo todavía cuando es escrita por puño y letra. 



Felices Fiestas!

lunes, 20 de diciembre de 2010

El valor de un te quiero



Te quiero.

Te quiero es una palabra mágica que cambia el mundo, te quiero es una palabra que une y desune a tantas personas que lo dicen de verdad como a las personas que lo dicen falsamente.

Tengo un pensamiento que ronda mi cabeza, una creencia y una esperanza de que esta palabra algún día termine con las guerras que hay en el mundo.

La palabra te quiero provoca una alegría, provoca una esperanza, una ilusión, magia y puede provocar que cambie la vida de muchas personas.

Te quiero cuando te lo dice tu pareja te alegra el día, te motiva, te sientes deseada y bastante bien contigo mismo. Ese te quiero sirve para superar distancias, para superar desconfianzas, infidelidades, rumores y malas acciones. El amor cuando es puro se reconoce a bastantes kilómetros.

Te quiero cuando se lo dices a un amigo puede provocar que este amigo confíe, que se sincere, que te acerques a él. El amigo que tienes te ayuda y con un te quiero se lo agradeces de alguna forma. El amigo que te dice que te quiere se ha dado cuenta de eso exactamente y siempre hay que agradecerlo.

El te quiero a una madre es decirle que lleva razón, que todo lo que ha hecho en la vida ha sido por y para tu bien, que jamás pretendía molestarte que jamás intentaba que sufrieras y de eso te das cuenta únicamente cuando pierdes a un ser tan querido. Por eso siempre antes de perder a nadie debes dejarle claro lo mucho que te importa aunque te cueste la vida.

Cuando tu madre te dice que te quiere es porque se siente muy orgullosa porque gritaría a los 4 vientos que tu eres su hija y porque farda de ti aunque no tengas nada por lo que fardar. Las madres no crean personas que ganen un buen sueldo y ya, no. Las madres crean personas autosuficientes, capaces de cuidar de si mismos, capaces de crear una vida, de proponerse unas metas y lograrlas. Una madre que te dice que te quiere también te está dando ánimos a seguir con un objetivo que te marcas. 

Un amor que te dice que te quiere puede que sea algo malo, porque los amores deben demostrarlo pero siempre decirlo ayuda mucho a todo. 

Para alegrar el día a alguien o hacerle saber que estamos que somos que sentimos y que padecemos lo mismo que ellos pues un te quiero nunca viene mal. Ayuda mucho a sentirse mejor, porque significa que te importa mucho lo que esa persona piense de ti, que te importa lo que esa persona quiere de ti, lo que necesita, l que sabe, lo que odia, lo que le encanta. 

Di un te quiero porque son dos palabras y 8 letras que pueden cambiar mucho. 

domingo, 19 de diciembre de 2010

Toca hacer balance



Enero de 2010: Un mes repleto de estrés tocaron exámenes, recuerdo que mi pareja en ese mes se sacó la licencia de caza y armas, recuerdo que fue un mes en el comí mucho, en el que estuve mucho tiempo muy sola, en el que me dejaron a mi aire y bueno saqué buenas notas.

Febrero 2010: Mucho frío, conociendo las notas, con mis amigos celebrando que terminamos los exámenes, recuerdo un cumpleaños bastante estupendo, recuerdo comenzar las clases de nuevo con buenas ganas, con nuevas expectativas y sensaciones de cansancio.

Marzo 2010: Otro cumpleaños, una amiga estaba mal con su novio, yo estaba peor y andaba en los brazos de otros desesperada por encontrar el amor, también anduve con el capricho de una persona más que imposible, recuerdo que fue un mes bastante malo, lloré mucho, me harté de pensar y bueno los trabajos de la universidad me agobiaban cada día más, mi amiga no se dejaba ayudar y no veía la realidad, y yo siempre estaba ahí. Fue un mes en el que empezó el calorcito los días de domingo. Fue un mal mes y no volvería por nada.

Abril 2010: Aniversario de pareja con discusiones pero una buena noche en general, digamos que andaba pensando en otras cosas y no me sentía del todo bien y con tu pareja achacando tus tonterías al estrés de los exámenes pues tampoco ayuda mucho. También en ese mes fue su cumpleaños y todo iba mejorando. Una amiga me dio un buen consejo y es que a veces hay que rememorar los comienzos de todas las relaciones porque ayuda a devolver un poco la ilusión. Y funcionaba, iba funcionando yo siempre atribuía las crisis a las épocas del año en las que me sentía mal en general, las mujeres somos muy inestables.

Mayo 2010: Empieza el calor, va en aumento y bueno empiezan los estudios, el estrés de los exámenes, de los trabajos, de la gente que te toca las narices porque son irresponsables, de personas que no se preocupan por los demás, etc. En este mes tuve muchos cumpleaños y otras tantas fiestas más de las cuáles tengo buenos recuerdos, con frío pero buenos al fin y al cabo. Me sentía apoyada y todo iba bien.

Junio 2010: A este mes lo llamo el declive, realmente fue el declive y el completo estallido de la bomba llamada agobio, arrepentimiento, culpa, presión, etc. Cuando creía que todo estaba montado me comienzo a agobiar con la presencia insistente y demasiado habituada de una persona y creo que fue lo peor. Me decliné hacia otra persona, comencé a confundir demasiados sentimientos, encima cometí un error y fue decírselo, pensé que solucionaría las cosas pero las empeoré, no tenía tiempo para rayadas y aun así no paraba de pensar, tenía los exámenes encima y una presión enorme pero por otro lado estaba tranquila. Con el calor en alza cambié mi cuarto de orientación para ver si me ayudaba, y lo hizo, lo cual lo aconsejo a todo el mundo. Aprobé todos los exámenes y con nota, aunque en el tema amoroso siguiera yendo en declive y recuerdo que en ese mes estuve demasiado tiempo en las paredes de mi casa. Con forme terminaba el mes me sentía más realizada, más clara con mis ideas, mas autodeterminada y a la espera de un verano de locura y desfase.

Julio: Con la consecuencia de las buenas notas y la consecuencia de la separación de la pareja por un tiempo venía el desfase, las salidas nocturnas diarias con los amigos y las preocupaciones se metían en los cajones para desearme buen verano y largarse por mucho tiempo. Julio solo tengo una palabra, genial, sublime, legendario, estupendo y maravilloso. Eso es más de una pero bueno.

Agosto: Seguía con mi plan de no hacer nada. Los primeros 15 días me lo pase genial, hice muchísimas cosas, tuve un cumpleaños, una feria y debido a ciertos contratiempos me uní más que nunca a mis amigos. Mis amigos me dijeron que no confundiera velocidad con tocino, que me replanteara las cosas y que fuera feliz ante todo. Ellos son sabios y bueno volví con mi pareja y en eso les tengo que dar las gracias. Llegaron los días que se aproximaban a septiembre y los estudios para recuperar dos asignaturas.

Septiembre: Mes de comienzos y de terminar amistades quebrantadas, mes de unirse más a los que quedan y mes de unirse más a la pareja.

Octubre: Mes encantador, de muchas experiencias nuevas, de pensamientos en la pareja de acercamiento a la pareja, a los amigos de feria de nuevo y de unirse más a una vieja amiga. Mes también de darse cuenta de que las personas están cuando se las necesita.

Noviembre: Mi mes, mes de clases, de mi cumpleaños con la gente que amo, de sentimientos y de compartir algo más que palabras y cama, de compartir vivencias, de compartir estupendas experiencias y de unirse más que nunca a la pareja. Las relaciones son montañas rusas y nunca mejor dicho un día te mueres de ganas por verlo y otro día no tienes ganas ni de hablar con la pareja. Es así por mucho que nos cueste admitirlo.

Diciembre: Llegó rápido, impensable y se va igual que llegó. Los días pasan volando. De este mes me quedo por ahora con los hermosos momentos vividos con mis amigos y con la pareja, dormir juntos, compartir la cama es lo mejor que hay pero darte cuenta de que eso se termina es lo malo. Me quedo siempre con lo bueno y ya habrá días para lo malo.

Ha sido un año bueno personalmente aunque a personas de mi alrededor no les haya ido tan bien. Nunca llueve a gusto de todos. 
Espero que el 2011 venga con mejores oportunidades y mucho desfase más del bueno.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Teoría del amor juvenil

Tengo una teoría.

Tengo 20 años y conozco a mucha gente de mi edad por suerte, tengo muchas amigas, las cuales tenían novios desde los 15 o 16 años. Es mi caso. Llevan y llevaban no sé que término usar unos 5 o 4 años con ellos y ahora se está dando una epidemia enorme de dejar a la pareja después de tanto tiempo.

Es por eso que he desarrollado una teoría que me da mucho en que pensar. La mayoría de mis amigas y conocidas han dejado a sus novios al cabo de 4 años y bueno a mi me quedan todavía unos cuantos meses para el 4º aniversario.

La mayoría de ellas me dicen que lo han dejado porque se han dado cuenta de muchas cosas, del cariño, de la no pasión, de la simple excusa estar por estar, etc. Siempre suelen dejarlo ellas a lo que dejan a la pareja bastante mal porque ellos no quieren dejarlas.
Entonces pienso, medito, analizo y saco mi conclusión. El primer amor. El primer enamoramiento que depende de las hormonas, las ganas y el entorno.

Todos tenemos un primer amor en la etapa más revolucionada y rebelde de nuestra vida. Como consecuencia de ese exceso hormonal que busca su lugar en nuestro cuerpo nos empezamos a fijar en las personas que tenemos a nuestro lado. Personas con las que compartimos clases, profesores, amigos, compañeros, vivencias, anécdotas, primeras salidas, etc. Pues bien he aquí mi teoría.

El primer amor no dura toda la vida, dicen que es el más fuerte, que es el mejor, el amor que más te hace sentir viva, el amor que te descubre los secretos de eso mismo del amor. Ese amor no dura porque nosotros mismos nos empeñamos en desvirtuar la palabra amor y cambiarla por la palabra amistad.
Cuando en realidad establecemos lazos con compañeros, vivimos sucesos nuevos y demás estamos creando lazos que los adolescentes confundimos. Confundimos la velocidad con el tocino y el amor con la amistad. Debido a la revolución de hormonas no se es capaz de distinguir porque el cuerpo nos dice una cosa y la cabeza otra. A la vista lo he tenido todo este tiempo. Cuando dejaban a sus parejas y me decían he dejado a tal pero somos amigos, claro siempre lo habéis sido lo que dejáis ahora es el sexo y el lazo más sentimental.

Esta descabellada teoría solo se cumple si eres adolescente, tu pareja tiene tu edad, tu pareja se halla en tu grupo, te enamoras de un chico o chica de tu círculo y al cabo de los años lo dejas. Es bonito porque es el primer todo pero luego pasa a la realidad y no es tan bonito como parecía son simples juegos de adolescentes.

Las excepciones que confirman la regla son chicas con chicos más adultos o viceversa. Chicos que son maduros emocionalmente y con 15 o 16 años ya saben lo que quieren.
Te quedan buenos recuerdos, te queda contacto con él pero nunca fue lo que pensaste. Es como la regla de oro, si no encuentras novio hazlo con tu mejor amigo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Lo que no vemos.



Porque simplemente de una pequeña cosa no podemos imaginar ni percibir todo lo que esconde, porque simplemente de una persona no podemos imaginar lo que guarda en su interior. Las apariencias engañan y si te paras, esperas con paciencia y dedicas tu tiempo a mirar sin cesar termina descubriendo que en esta vida hay más razones por las que indagar en el lado misterioso que razones porque las que seguir descubriendo lo ya descubierto. 

Las paredes de cristal, el mar por encima pero no por debajo, la entera disposición de pararte a esperar está ahí pero muchos somos los que andamos con prisas, los que queremos que nos lo den todo hecho y con eso no somos personas de espera, somos personas de comenzar los libros por el final, de ver las películas que ya sabemos como terminarán, somos muchos los que nos conformamos con que creemos en lo que vemos. 

Pero lo que no vemos en muchos casos está ahí, delante de nosotros y por la mera prisa denegamos la espera. Al hacer las cosas con prisa no se disfruta, no se alcanza la belleza, el elogio de la lentitud. 

Tuve un maestro que me decía:" no por terminar antes haces las cosas mejor"

Es tan cierta esa frase que me da miedo. Ahora me doy cuenta con 20 años que las prisas no son buenas, que el querer llegar rápido a los sitios, que el no observar bien las cosas de nuestro alrededor nos hace perdernos inmensidades como la de la foto.

No nos percatamos hasta que queremos hacerlo que las cosas todas esconden su parte de mecánica, su parte de belleza, de lentitud, de esmero. Quién diría que debajo de un trozo de hielo se escondería otro más enorme. Todos sabemos que la base siempre debe ser sólida y mayor, pero acaso alguno ha visto esa base de la que hablo?

Con las personas, nos guiamos por el exterior por las prisas y no es bueno, pero hasta que no tenemos tiempo para pararnos a charlar con ellas no descubrimos lo que realmente son. Todos venimos envueltos, todos somos bombones de navidad, nunca mejor dicho, esperados a ser abiertos. Todos queremos que nos toque el mejor bombón pero con las prisas siempre cogemos el primero que vemos. De ahí que luego vengan las indigestiones. 

La imagen es simplemente maravillosa, la imagen defiende a capa y espada que la fragilidad, la lentitud y el detenimiento debe premiarse.

Ella recostada sobre sus piernas, él mirando al horizonte. El tiempo se detuvo porque ellos quisieron detenerlo. El beso que duró una eternidad los llevó al mismísimo cielo para bajar tras haber probado un bocado de nubes y sobrevivir a aquello. No tiene precio. 
Apartó un mechón de sus pelos de su ojo y ella pudo admirar la belleza del amanecer. 


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Un punto de apoyo.

Hoy quiero abogar y dar un premio a las personas que al final del día solo tienen palabras bonitas, reconfortantes, algo picantes y bastante sinceras, palabras con preocupación dentro de ellas, palabras que denotan cariño y amor.



Las personas que al final del día nos regalan una sonrisa, un te quiero, nos arrancan buenos gestos, nos piden sonreír por ellos. Las personas que logran sacarnos buenas palabras del mundo cuando hemos prendido una cruzada contra éste. Las personas que se reparan a preguntarnos si somos, si estamos, si padecemos, si sentimos. 

Hoy un simple como estás ayuda, un simple todo va a ir bien aunque a través de la ventana vea como arde el mundo sirve, un simple te echo una mano, un simple estar callado pero en la presencia de esa persona. 

Las personas que hoy reparan en nuestros sentimientos, que se preocupan y que son pesadas. Las personas que nos escuchan siempre y nunca se hartan, las personas que están para las locuras, para las tonterías, para las penas y para las glorias. 

Puede ser el mejor amigo, la pareja, el marido, la madre, el padre, el hermano, la hermana, una persona vecina, un conocido, digamos que en esto de reconfortar no hay un patrón establecido.

Sabemos de sobra que no soluciona nada, que mañana cuando nos despertemos el problema sigue ahí, que al rato cuando nos volvamos a dar cuenta el problema sigue ahí, nos damos cuenta que las personas por mucho que intentemos ayudar con las palabras, pensamos que no sirve pero todo lo contrario porque de esas personas depende que te vayas a dormir con una sensación u otra. Diré que me encanta saber que por lo menos hay gente que se preocupa por mi, que me puedo sentir sola, que puedo querer odiar la vida y aun así habrá gente que me pregunte y quiera saber de mi.

Sentirse reconfortado a día de hoy es muy importante porque socialmente es estupendo, anima y enorgullece saber que se tiene gente ahí. Es como cuando lo vemos todo negro y de repente una de estas personas agrega un rallo de luz nimio pero importante y otra persona también hasta que logran pintar de color toda la oscuridad que poseías.

Hoy me iré a dormir pensando que las personas así son las que realmente merecen la pena y que tener a alguien así a tu lado es para sentir orgullo.


lunes, 13 de diciembre de 2010

Acurrucarse.

Solo tengo ganas de acurrucarme, de sentir tu brazo rodeando mi cuerpo, tu pierna como se sitúa encima de la mía. Tengo ganas de sentirte en el otro lado de la cama, de poder estirar la mano y alcanzar tus pelos rizados, de sentirme protegida, amada y deseada por ti. Ahora mismo solo necesito eso, que me des calor, que me sientas tuya, sentirme parte de ti, necesito tener tu calor en mi cuerpo, notar que en mi mundo, en el mundo que para mi es ésta cama simplemente gobernamos tu y yo, necesito saber que eso es parte de mi, que es lo único que nadie ni nada me quitará por encima de cualquier cosa. 


Necesito sentirme parte de ti, me da igual sentirme sola socialmente porque no me interesa lo más mínimo. Sé que te tengo a ti, sé que estoy segura de ti, sé que nada falla entre los dos, sé que cuando quiero puedo llamarte, tocarte, besarte, abrazarte, hacerte parte de mi mundo interior y exterior como lo eres parte de mi cama. 






Necesito saber que te tocaré, que me sentiré la reina de mi pequeño mundo, que todo va a salir bien porque no hay otra opción que escoger, sé que allanaras todos los caminos, sé que destrozaras todos los obstáculos, sé de sobra que estás ahí para mi. 


¿Porqué es entonces que no estás ahora mismo aquí, porqué me tengo que conformar con la imagen que tengo de ti, es demasiado pedir alguien así, sé que no es demasiado pedir porque te he tenido frente a mi pensando que eras irreal y bueno ahora dudo de la mera existencia, entonces porqué no estás aquí?


Dicen que no te creas lo que no veas y si lo has visto, lo recuerdas, lo sientes pero no lo notas parte de tu mundo y si todo ha sido un sueño, pero un sueño tan real, tan real que cuando te despiertas tienes dudas de lo que realmente estás haciendo vaya que estés en un sueño?


Espero que no haya sido un sueño, espero que esta noche estés ahí para acurrucarme, tengo frío, siento el frío, el viento en la ventana, siento la humedad del ambiente, la calidez de tu cuerpo que ya no está y las caricias que me haces cuando descubres una parte de mi, siento todo tan real que a veces da miedo. 


Supongo que las expectativas, los sueños y las imágenes que tenemos de alguien siempre pueden ser más surrealistas, irreales e ideales en nuestra mente, supongo entonces que nosotros desvirtuamos la realidad a nuestra imagen y semejanza porque queremos y no porque algo nos pide que lo hagamos. Queremos vivir en la realidad inventada aunque nos duela, queremos vivir en la realidad que soñamos aunque nos pese y por todo ello intentamos hacerlo. 


Entonces, eres real o simplemente eres fruto de mi imaginación? Ayer me desperté y estabas ahí, porqué hoy no estás? Ayer todos te recordaban en la realidad, porqué hoy no?
Tan difícil es a día de hoy conseguir a alguien que quiera acurrucarse conmigo sin necesidad de algo más?


Días de soledad, días de viento, días de estudiar, días de pre navidad, días de estrés, días de tristeza y días de ti o de no ti...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Batiburrillo

Aquí me encuentro. Puede que sea una entrada sincera y puede que simplemente me deje llevar sin pensar en lo que escribo.

Pecar es de personas humanas, pecar es de personas que comenten errores y que son perfectas a su imagen y semejanza. Pecar pecamos todos y arrepentirnos lo hacemos solo unos pocos. Darnos cuenta de los errores lo hacemos todos y manifestar que hemos errado solo unos pocos. Somos sabios, somos inteligentes y capaces de pensar en todos nuestros actos meditando y viendo las consecuencias desde otro punto de vista.

Los controladores aéreos han pecado de pereza, Marta Domínguez de soberbia, de envidia y de avaricia.
Desde la barrera todo se ve sin preocupaciones, sin hechos factibles, simplemente se puede tener una realidad que se acerque ligeramente a lo que se es cada día.

Pecamos todos y pecamos porque muchas veces nos encontramos con que no lo podemos evitar.

A grandes rasgos mi vida ahora está cometiendo muchos cambios, mi vida ahora se está viendo bastante revolucionada y por eso paso la mayor parte del tiempo pensando en una nube que en la tierra real.

Hoy no quiero pensar más, hoy simplemente quiero adquirir más sabiduría de la que tengo y estudiar a otras personas, hoy quiero adentrarme en vuestras mentes, en vuestras entradas y leeros para saber qué pensáis de todo esto.

El pecador siempre será cazado tarde o temprano, el bien siempre tiene que tener una balanza con el mal porque sino se desestabiliza el mundo completo y la vida es simple pero complicada a su vez. Nos queremos esmerar en pensar que detrás de las cosas más sencillas se hayan mecanismos completamente complicados y bastante misteriosos aunque no sea así. Nos torturamos y pensamos que debemos ser buenos, que debemos ser los mejores en todo y que realmente pecar es el sendero de la amargura.

Mi opinión al respecto. Si existe el cielo y el infierno ellos deben ser los que se disputen las personas que vayan a cada cual, porque ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

La gula.

Esta entrada es para hablar y dar mi grito de guerra sobre el considerado último de los pecados capitales.
Es el último que menciono pero no por ello más ni menos importante.

Lo expondré y otro día haré mi conclusión sobre esto de pecar.

LA GULA.

Comer por comer, aunque uno esté saciado sigue comiendo, aunque no tenga hambre, come. Come con la excusa de estar contento, deprimido, nervioso, cansado, hambriento, aburrido. Come. Come y come hasta que revienta, hasta que no puede más pero pasa un tiempo y sigue comiendo.

La gula es un pecado que todos cometemos y no hay excepciones, la gula habla del exceso del comer por comer, del hacer por hacer sin necesitarlo. La gula es como la cleptomanía que no lo necesitas pero lo haces. La gula es mala, todos nos vemos sucumbidos a ella siempre por algún alimento en concreto. 
Me pierde el chocolate, no tengo hambre pero siempre me puedo comer un cuadrado de chocolate antes de nada.

Diría que la gula viene acompañada de muchos otros pecados como la envidia y la soberbia. Nos creemos a veces que por comer más somos mejores, que por comer más y mejor tenemos más calidad de vida y esto es mentira. Hoy en día se ha impuesto una sociedad consumista pero a la vez con unos cánones de belleza que superan los límites de la extremidad. O la extrema delgadez o la extrema curvatura. 

A todas las personas, hombres, mujeres, niños y ancianos nos puede la gula siempre y en algún momento del día. Para la gula realmente no tengo una queja porque la gula es digamos el pecado que mejor se autorregula y con esto quiero decir que la gula se sufre en nuestras carnes, cuando nos pasamos al comer lo notamos cuando vamos a dormir, o cuando vamos a hacer otras cosas, el exceso sienta mal y se nota físicamente. 

Ahora vienen tiempos de navidad lo que significa excesos y luego los posteriores arrepentimientos. Llegamos a una navidad donde comer es la única solución que nos podemos permitir a los problemas, llegamos a una navidad en la que nos vemos tentados por la televisión y los supermercados al consumo de bombones y turrones en exceso por tanto, se demuestra más a mi favor que todos los seres humanos somos débiles ante este pecado, somos personas que no vemos la salida a la gula, que comemos y luego lo pagamos caro pero aún así lo hacemos. 

Esto es así. La gula está ahí porque se comete en un exceso preocupante pero su mismo pecado trae su redención. Persona que se deja llevar es persona que realmente paga caro las consecuencias. 

Ahora bien, nosotros no tenemos el suficiente control de nuestras almas para redimirnos lo suficiente y siempre caemos en ese pecado una y otra vez. Es por eso por lo que este pecado está saciado y quiere más quiere más y más pecadores por gula porque no tiene nunca suficiente. Es una pescadilla que se muerde la cola. 

Todos hemos dicho una y no más veces probaré tal cosa porque reventé aquél día. Y lo hemos hecho de nuevo. ¿Qué fue y qué os pasó? 

A mi personalmente por gula por pura gula me dio hace 5 años un atracón de kikos, el fruto seco y me puse muy mala, al día siguiente y hasta hoy no he vuelto a probar un solo kiko. 

viernes, 3 de diciembre de 2010

Sin salida.

Siento otra vez demorar la entrada de la Gula pero es que si no escribo no puedo expresar lo que siento. 


Esto es un grito ahogado, ya con leerme me ayudáis muchísimo y me dais valor.

Estoy como en la foto perdida. 

No sé qué pasa conmigo, no sé si el problema lo tengo yo, no sé si el problema lo tienen otros conmigo. Mi intención no es para nada hacerle daño a nadie. Realmente intento no hacerle daño a nadie. Intento no tener enemigos, intento pedir perdón cuando sé que las cosas las he hecho mal. 

De veras que lo intento pero todo sale mal.

Hoy tenía que haberme quedado en casa todo el día. Puede que me hubiera perdido mucho, puede que no hubiera estado lo suficiente con las personas que debía haberlo estado pero y si no he podido. Realmente no he podido, he querido estar pero no sé. Cometo fallos como todo el mundo, pero pido perdón no como otras personas que no están acostumbrados a hacerlo. 

Siento fallar a la gente, sé que no siempre se puede estar pero bueno cuando realmente no puedo estar no me lamento tanto pero cuando puedo estar y no lo hago me siento culpable. 

Supongo que soy humana, cometo errores y éstos me cuestan una consecuencia.

En breve la entrada de la Gula. Y  la conclusión de los pecados capitales. 

jueves, 2 de diciembre de 2010

Y?


Hoy me asaltan las dudas a la cabeza, hoy siento que le estoy dando demasiadas vueltas a mi cabeza inocente. Y es que me pregunto, bueno me he preguntado muchas veces las siguientes preguntas. No logro encontrar una respuesta adecuada y eso puede significar dos cosas, una es que no quiero responder y la otra es que tengo miedo de la consecuencia a la respuesta. 

Pues bien, ¿Porqué realmente lo deja una pareja? ¿Cuál es el límite que debe pasar? ¿Cuáles son las razones que nos impulsan a decidir terminar con una relación?

Éstas preguntas cada día me atemorizan más, cada día me llenan de dudas y miedos. 

Si quiero responder a estas preguntas como otra gente me ha dicho es porque no tengo claro tampoco lo que para mi significa una relación de pareja. Y puede que sea verdad. Intentaré definir lo que es para mi una relación pero no sé si entrará dentro de lo que está socialmente establecido. 

Una relación de pareja para mi no significa entenderse al 100% pero sí al 95%, significa por ejemplo saber cuando el otro necesita cariño y cuando necesita independencia, significa alejarse cuando es necesario y ir corriendo cuando también lo es. Una relación no significa estar las 24 horas del día sabiendo del otro, una relación de pareja es cuando una pareja comparten sentimientos de afecto, de apoyo y de compenetración en ciertos aspectos. 
Una pareja para mi es confianza plena en el otro, confiar al 100% y no ser celoso/a porque eso es primer síntoma de la desconfianza. Para mi una pareja es atracción, conexión y comprensión. 

¿Qué pasa cuando la conexión y la comprensión fallan? ¿Cuando la comunicación reina por su ausencia? ¿Es eso un motivo para dejar una relación? Sé lo que todos pensáis, que hablando se soluciona todo pero y si se ha intentado solucionar durante mucho tiempo y sigue existiendo el mismo problema? Y si realmente es la comunicación lo que funciona independientemente de las demás cosas en una relación? Y si eso es la clave?

Son demasiadas preguntas tal vez. 

Motivos para dejarlo, es la desconfianza, las mentiras, que te pongan los cuernos, que se sientan cosas por terceras personas, que se pase mal, que no se tenga ni pasión, ni conexión, ni ninguna de las anteriores. ¿Qué se debe hacer en estos casos? Decir adiós y echar a correr?

Y aún más qué pasa si decides que algo falla, decides que no quieres continuar pero algo te impide que lo digas, alguien te impide que des el paso... tal vez unos hilos invisibles... tal vez una vergüenza social de no ser el malo de la película. 

Lo que tengo claro es una cosa, las personas hoy día no dejan relaciones, piden un tiempo. Porque saben que en ese tiempo encontrarán motivos suficientes para seguir o dejarlo definitivamente. Un tiempo a veces es síntoma de indefinido. 

A veces pienso demasiado, recapacito y sigo pensando demasiado pero y si el paso correcto hay que darlo ya aunque no se sepa en qué dirección. ¿Nos colocamos una venda en los ojos?




P.D: Un pecado capital más y llegará mi conclusión general sobre pecar... Gracias!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Soberbia or vanity.


Decirse a uno mismo, que es el mejor en todo y el mejor de todos.

La soberbia. Una persona con soberbia jamás podrá amar, una persona que es soberbia que tiene vanidad, jamás podrá encontrarse ayudando a otra.

Diría que es el peor pecado capital, que de este pecado capital derivan los otros y es verdad. La soberbia te hace mala persona, te hace egoísta, avariciosa, envidiosa, etc. Supongo que la soberbia es un mal que no se sabe llevar. Hay personas que han nacido para tener un ego inflado toda su vida y otras personas que se han ido haciendo con el crecimiento.

Ser una persona soberbia no ayuda porque jamás podrás saber lo que es el amar a alguien, el desear a alguien por encima de tu persona, la soberbia es mala porque el resto del mundo para la persona soberbia son sus lacayos. Cuando se habla del amor, de la pasión o del deseo siempre tienen que ser sentimientos mutuos, sentimientos compartidos y generados por algo bonito o mágico. La soberbia en este caso actúa de una manera muy sibilina. La persona soberbia jamás dará su brazo a torcer en una discusión, jamás antepondrá los deseos de su pareja antes que los suyos, jamás hará algo de forma altruista porque siempre se regodeará después. La persona soberbia no sabe lo que es tener amor a otra, no sabe lo que es pensar que otra persona es perfecta. Eso es el amor, saber que la persona que lo comparte todo contigo es perfecta para ti, porque te complementas con ella, porque tu rellenas sus fallos y viceversa. 

La soberbia es un pecado que no todos cometemos, es un pecado cometido por las personas que no tienen identidad propia, que no son consecuentes con sus actos.
La persona soberbia necesita que siempre resalten sus cualidades sobre los demás, es más, necesita que su ego sea inflado a todas horas, porque sino no puede sobrevivir. Las personas con soberbia son personas frías, calculadoras, manipuladoras y bastante egoístas. La persona soberbia jamás se dejará vencer por el ego de otro. 

Por otro lado, ¿qué pasa cuando la soberbia nos ayuda a crecernos como persona? La soberbia es un don cuando se trata de negocios, de estrategias y de méritos propios que realmente deben ser reconocidos. En algunos momentos de nuestra vida, sí, debemos proclamar con soberbia quiénes somos y de dónde venimos para que se nos oiga. Puede que una persona soberbia haya logrado muchas cosas pero lamentablemente no se me ocurre ninguna.

La persona soberbia no ama, por tanto, no siente una pérdida, la persona soberbia se siente única por tanto cuando comete errores intenta redimirse, la persona soberbia aprende de sus errores porque no se piensa cometiendo otros de nuevo. La persona soberbia quiere hacerlo todo bien para tener un reconocimiento social, la persona soberbia quiere ser envidiada, codiciada, odiada. La persona soberbia quiere que hablen de ella desde el infierno hasta el cielo. Está obsesionada con su exterior, con su interior y con sus habilidades y conocimientos. Así es la persona soberbia.

Como dije antes no todos cometemos éste pecado, las personas con la virtud de ser humildes jamás sabrán qué es lo contrario. 

La soberbia es un pecado porque las personas jamás se pueden creer más que otras porque no tienen nada que les destaque de los demás. Todos podemos ser muy buenos o excepcionales en algo pero siempre habrá otra persona que lo sea aún más y nos tire por tierra todo aquello por lo que hemos fardado. 
La soberbia nos destruye, nos hace competitivos, envidiosos y una serie de adjetivos que tienen como consecuencia la soledad y la pena de los demás. No crearemos odio en los demás sino, pena. Pena al ver que exigimos cosas que realmente no existen y eso es malo. 

Desde mi punto de vista, éste es el peor pecado. Éste es el pecado que jamás quiero cometer. La soberbia nos priva del amor. Personalmente en los tiempos que corren todos debemos ser algo soberbios porque realmente si le damos todo hecho a la gente qué tendrán que buscarse, luego cuando nos den la patada no nos podremos quejar porque fuimos demasiado buenos con todos. No podemos ser en una sociedad que promueve la igualdad soberbios. Seremos ricos, pobres, ingleses, argelinos, españoles, mexicanos, argentinos pero nunca se podrá ser soberbio por estar en una de esas clases. Puedes estar orgulloso pero no cruces la linea. 

El principio de todo vicio es la soberbia.
Don Bosco


Dime lo que crees ser y te diré lo que no eres.
Henry Frédéric Amiel

Contra soberbia, humildad, suspira el fraile. Contra soberbia, ¡rebelión! , gritamos los hombres.
Ricardo Flores Magón

lunes, 29 de noviembre de 2010

Ira

Bienvenidos a mi pecado preferido después de la lujuria.

La ira es un pecado que puede ser controlado por muy pocos. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos estallado y no precisamente de dolor, hemos estallado de rabia, de frustración, de ira. La ira es un sentimiento humano muy poderoso, la envidia puede conseguir grandes y nefastas cosas pero por ser el antecedente de algo, la envidia siempre viene provocada. La ira es en si una fuerza maquiavelica que te lleva a estados insospechados. La ira puede tener causa o causas o simplemente puede ser la manifestación de los sentimientos en ciertos momentos. 

La ira altera tu realidad y te revela contra ella, te revela y te pone en contra de todo lo que odias o te saca de tus casillas.
La ira es muy mala porque necesitas ser una persona muy tranquila, muy apacible y muy sosegada para vencerla. A la ira se la vence con la paciencia, con la paciencia de ver la calma que viene después, el arrepentimiento y la derrota o las fuerzas agotadas.

La ira es sabia porque sabe cuando presentarse, la ira sabe sacarte de tus casillas, sabe desquiciarte, te tienta, te reta y te posee con una agil fuerza.

Con ira se mata, con ira se grita, con ira se llora, se salta, se pega, se siente, se daña, con ira se hacen cosas que jamás se harían. La ira viene por humillación, por frustración, por faltas de respeto o faltas al honor y las consecuencias de la ira pueden ser nefastas...

Todos hemos sufrido la ira alguna que otra vez, ¿porqué es pecado? porque siempre hay alguno que lleva la ira al límite, que convierte la ira en un vicio extraño del que no puede salir, que se convierte en objetivo de su obsesión y no encuentra la salida. La ira como pecado es para la persona que ve personas que faltan constantemente a su honor aunque sea mentira, la ira como pecado es las ganas de arreglarlo todo así, las ganas de enfrentarse a todo e intentar solucionarlo todo de esta simple manera. La ira puede llevarnos a derroteros que jamás nos pensaríamos pero no es bueno. 

Dicen que hablando se consiguen muchas más cosas que con violencia y esto es cierto, con ira no se consigue nada. 

Ahora bien, ¿qué pasa cuando la ira es la manifestación de la descarga de energía negativa? ¿Qué pasa cuando la ira es la motivación de algunos luchadores, la motivación de algunas personas para seguir viviendo?
Cuando un boxeador alimenta su ira, ésta le da una fuerza sobrehumana cuando parece que ha perdido la pelea. O cuando alimentamos la ira, nos dejamos atrapar por ella y logramos terminar algo que siempre dejábamos porque nos sacaba de quicio?

La ira puede ser malinterpretada y generalmente en muchos casos es mala. Me encanta este pecado y diré porqué. La ira diferencia a los hombres y las mujeres bastante bien, la ira para un hombre puede provocar locura, enajenación mental y más importante ganas de hacer cosas ilegales. En cambio, la ira en la mujer puede ser alimentada y luego será explotada por la boca, la mujer demuestra su ira con la palabra, con su habilidad para hacer daño con la palabra. La diferencia es radical y bastante certera, pero es así. 

La ira te da una fuerza sobrenatural en momentos determinados, luego te la quita y te deja mostrar tu propia persona, entonces si te quedas al después verás realmente lo que esconde la persona. ¿Arrepentimiento u orgullo?



Una vez más depende de la persona que la ira termine siendo algo beneficioso o perjudicial aunque no deja de ser pecado y como éste debería ser erradicado, pero no podríamos vivir sin ira, ya que ésta en muchas ocasiones nos salva la vida. 

domingo, 28 de noviembre de 2010

Avaricia

Yo diría que la avaricia está muy relacionada con la envidia. La avaricia es el deseo de siempre más y mejor, mucho más y mucho mejor hasta conseguirlo todo y más. 

Es el querer más aunque no sirva para nada. El querer más aunque se tenga suficiente, el deseo de algo por encima de cualquier cosa y cuando lo tienes sigues sintiéndote igual que al principio, es la motivación por lograr tu meta lo que te mantiene vivo. Cuando lo logras pues a otro objetivo porque la adrenalina, la pasión y la fuerza usada para lograr tu deseo es lo que más te llena. 

Puede que la envidia desemboque en la avaricia, puede que la avaricia sea el comienzo de los pecados en si, que todos estén relacionados y que sean unos consecuencias y causas de otros. O puede que la avaricia sea el arma usada por todos los magnates de los negocios.

La avaricia es un pecado porque ansías todo lo que existe y cuando lo tienes no te conformas porque quieres más. La avaricia es un pecado porque ha llevado a romper familias, a hacer daño para conseguir lo que quieres, a ir a límites insospechados por algo que quieres, a usar a otras personas que quieres por simple avaricia, pero el mero hecho de tener todo lo que deseas no te conforma porque quieres conseguir lo máximo y no para fardar de ello, que en este caso se convierte en la envidia, no, es para tener más para decirte a ti mismo todo lo que consigues a costa de situaciones, personas o actos que no son dignos. La avaricia es sutil, es fría, es asesina en serie, ladrona de guante blanco. 

Este pecado entra muy en juego con el dicho "el fin justifica los medios" y la verdad creo que es por esto por lo que se considera un pecado porque la persona en cuestión obnubila su conciencia, se plantea una meta y trata de pasar por encima de todas las personas o cosas que se intenten poner en su camino. Esto es malo, porque no se debe conseguir las cosas que uno quiere por encima de todos.

La avaricia se toma victimas que realmente no debería tomarse, la avaricia ataca a las personas débiles, les desvirtúa la realidad y logra lo que quiere que las personas pierdan la cabeza, se obsesionen y a veces mueren en el intento.

Una chica se sentía fea, se sentía gorda y cuando todos la miraban por la calle sentía que todos se reían de ello. Esta chica se propuso un objetivo perder peso. La avaricia llegó, la miraba detrás del espejo, la avaricia comenzó a apoderarse de ella y ella comenzó a adelgazar, pero no era suficiente y lamentablemente es el final que esperáis, la encontraron muerta por pesa 25 kg y tener 20 años y medir 1'65.

Y la diferencia está en la persona que usa bien la avaricia y la persona que no. Un ejemplo que espero comprendáis es un ladrón que roba porque quiere un coche, roba dinero o roba un coche directamente. Y luego está la persona que quiere el coche más caro del mundo o que quiere otro coche y a diferencia de ello trabaja para ganar el dinero y poder comprarlo. ¿El fin justifica los medios? La persona avariciosa quiere más coches, quiere poder comprar más coches y monta un negocio, le sale bien y consigue mucho dinero para tener todo lo que quiera y de repente quiere más, quiere mucho más. Entonces intenta conseguirlo bien pero cuando ha logrado tener todos los coches del mundo se siente vacío 

La avaricia ha motivado a una persona lo suficiente para lograr otro vicio, que no deja de ser vicio pero por lo menos podrá decir que es un vicio conseguido con sus propios méritos, aunque luego termine porque la persona avara se vuelva como todos los demás, un pecador.

La avaricia rompe el saco en este caso y al ladrón lo encarcelan, igual puede pasar con políticos que se pasan con desviar fondos a cuentas en paraísos fiscales, pero bueno en temas de política ese mundo está muy regido por los pecadores capitales.

Hay que ser avaro pero siempre en la medida justa. 

sábado, 27 de noviembre de 2010

Quiero ser hombre por un día.



Este es un inciso en las entradas de los pecados capitales pero si no lo manifiesto reviento... de dolor seguro. 

Odio tener la regla y no solamente por los dolores sino porque en un segundo estoy feliz y al otro segundo estoy llorando. 

Situación:

- ¿Te vienes mañana a verme?
-No, me voy de caza y te lo dije.
-Bueno vale.

(10 minutos después)

-(suplicando)Anda vente mañana a verme, que tengo ganas de verte...
-Que no que me voy de caza.
-(toma rencor)Pues me voy a ir de fiesta y me voy a poner muy borracha.
-Vale.
-(muy enfadada)Pues no voy la semana que viene a tu casa.
-Vale.
 -(muy deprimida y llorando) jooo que yo quiero verte...
-Que no voy que te lo llevo diciendo toda la semana.

Quiero ser un hombre!!!!!!!

De verdad que me miro al espejo después de hablar con él y me doy pena, tengo ganas de comer chocolate, de ver alguna película sensiblera y de llorar sin sentido. Esto no es vida.

El hombre tiene mi admiración en este aspecto por lo siguiente. No tienen cambios hormonales y de humor en menos de 1 hora, no tienen problemas para decir que no, no tienen problemas para saber mantenerse en sus trece, no les afecta tanto las cosas que a nosotras cuando estamos así. El hombre tiene la capacidad de mear en el campo o en cualquier sitio, tiene la capacidad de mear de pie, tiene muchas ventajas y hoy quiero cambiarme por un hombre. Si pudiera realmente en esos días me cambio por un hombre.
Por dios que he estado tentada de poner sálvame! Ayuda!!! En fin, en 5 días se me pasa.

He llegado a la conclusión de que soy bipolar, no, no soy bipolar, estoy con mi puta amiga la regla. (perdón por el taco, vena agresiva saliendo)

Por eso, cuando escucho a hombres decir, déjala tiene la regla. Pues sí y créeme que no nos gusta tenerla. Nos ponemos así y ojalá hubiera remedio.