jueves, 10 de febrero de 2011

El cisne negro




Hace unos días llegaron a mi ciertas noticias de que una muchacha joven de bastante experiencia en esto del cine había sido nominada a los Oscar por su asombroso papel en el cisne negro, desconozco el director o el nombre de los demás autores pero me llamó la atención porque hablaban de la actriz Natalie Portman. Me sorprendió, ella es una actriz bastante polifacetica ya que ha hecho varias películas dramaticas y todas han sido reconocidas, también tiene películas de aventura y comedias. La critica americana dijo que era una película soberbia, que Natalie es más soberbia aún, que se merece el oscar y muchos elogios más.


Decidí verla para hacerme a la idea de si esto es verdad o no según mi juicio.


Debo decir con toda sinceridad que al principio la película aburre y no logras ubicarte en ella, es decir, que no logras saber más o menos como va a ir la trama, está claro que eso a algunas personas les gusta pero bueno a mi me da indiferencia. El papel de Natalie Portman es sublime, clava las expresiones con una exageración y un realismo que te quedas alucinando.


La película trata de la lucha interior de una bailarina de ballet por llegar a lo más alto, que renuncia a su vida social, a su vida intima por tal de ser perfecta y no se da cuenta que la perfección no existe, entonces entra en una lucha interior que la terminará por pasar factura. Es alucinante como refleja a veces la realidad más absoluta, como la presión que tenemos nosotros mismos por la perfección, por querer destacar, por querer llegar a ser los primeros en aquello que se nos da bien nos pasa factura.


La conclusión es que Natalie se merece el óscar y con razón.


Unas facturas son más caras que otras y unas facturas nos cuestan más que otras pero realmente merece la pena? Desde mi pensamiento diré que no. Hay personas que se pasan la vida estudiando, que llegan a ser jefes, que impresionan, que se construyen un imperio habiendo pisado a quien hayan tenido que pisar pero cuando lo logran, están tan cegados que no lo disfrutan. Es alucinante en algunos casos, casos de niñas de mi edad, de compañeras mías de facultad que se deprimen si no tienen una matricula de honor porque en su casa la educación ha sido el perfeccionismo y te paras a pensar, qué repelente pero no. Porque esa persona no ha escogido ser lo que es hoy, a esa persona le han impuesto lo que quería ser.


Este principio es de todos los psicólogos conocidos, la presión puede en algunos casos reforzar las conductas y hacer que resulte efectivo pero en otros casos lleva a la auto-destrucción. Es así pero por otro lado, la libertad puede llevar al libertinaje o a la expresión libre de ideas y flujo corriente de sensaciones que llevan a la felicidad.


Hoy en día la gran conclusión es que los padres son los que más influyen en la conducta de sus hijos y los que tienen en sus manos el poder de decidir que sea de una manera o de otra.

6 comentarios:

Lau dijo...

mmm me intriga verlaa ver q tal...

Mónica87 dijo...

Muy interesante.
Yo siempre fui muy exigente conmigo mismo (y lo sigo siendo) y siempre intentando lograr esa perfección... y cuando no lo lograba, me castigaba muy duramente.
Tras casi dos años de terapia, he aprendido a perdonarme los errores y a entender que no puedo ser perfecta... y soy mucho más feliz.
Creo que tu carrera es super interesante.

Tal y como la describes, me llama la atención la peli, creo que podría estar bien...

Besitos!

Emma dijo...

Que interesante!!
Yo tambien he sentido mucha curiosidad por ver esa pelicula!!
Hace un tiempo en mi pais pasaron el trailer en un progra,a y la verdad me quede intrigada con la pelicula!!!
Y ahora con tus conclusiones tengo muchas mas ganas de verla :D

Pilar dijo...

Me quedo con la critica de cine y me apunto la peli, sobre el papel de los padres, me callo, que me duele mucho.

Mar dijo...

Hola, Teologiades:

Es normal que los padres presionen, porque es luego mucha la competencia. Es verdad que hay gente que no estudia y tiene la suerte de encontrar un trabajo bien remunerado, pero son los menos y además, siempre planea sobre sus cabezas el miedo a que si son despedidos, tendrán que enfrentarse al mundo laboral sin "armas" (títulos), sólo con la experiencia laboral. Créeme, el requisito para que te abran muchas puertas son los títulos, pese a lo que oigas por ahí.

Dicen que la gente miente y que encuentra trabajos. Seguramente, no se trate de empresas serias, porque cuando yo entré a trabajar en la última empresa en la que estuve, me hicieron aportar una acreditación oficial de la titulación que mencionaba en mi CV (por supuesto, la tengo), más que nada, porque luego es algo que pueden pedir en una auditoría.

Yo tampoco creo en la perfección, pero sí que creo en el esfuerzo de superación. Me he sorprendido a mí misma presionando a alguno de mis sobrinos, pero porque yo sé que puede dar más de sí. Suelo ajustarme a un plan, donde haya un tira y afloja, porque creo en el esfuerzo, pero también creo en los merecidos descansos y premios, que pueden ser simples felicitaciones (especialmente, cuando ellos mismos ven cumplidos sus objetivos). Soy así hasta trabajando.

Besos.

CreatiBea dijo...

La tengo en mi lista para ver, ya te diré, aunque promete.;)