viernes, 8 de julio de 2011

El diablo


Digamos que echo de menos al anti cristo... digamos que conmigo se ha portado bien, que yo perdono y olvido porque soy buena de más y digamos que veo que el anti cristo está cambiando...

Pero por el contrario digamos que toda mi familia y amigos me prohíben hablar con el anti cristo por ser lo que es, un anti cristo. Cría fama y échate a dormir.

En fin, soy tan mala persona, soy tan irresponsable, inconsciente e insegura si pienso que las personas cambian?

Sé que una persona cambia cuando lo demuestra, sé que todos tenemos nuestro lado bueno y nuestro lado malo, sé de sobra que podemos cometer errores y ser perdonados.
Por otro lado, sé que no se olvida, que el ser humano una de las cosas que más le cuesta es el olvido a no ser que sea causa de algún tipo de enfermedad. El olvido es una virtud o un defecto y ojalá todos tuviéramos dos ocasiones a lo largo de nuestra vida para poder borrar u olvidar ciertas cosas... y porqué dos? porque en una ocasión cambias algo y por si ello sale mal.

Entonces bueno, supongo que tu familia, tus amigos y tu pareja te conoce mejor de lo que tu piensas, supongo que las cosas son las que son, ellos quieren lo mejor para ti y tienen su parte de razón. Aunque por otro lado, tu corazón diga otra cosa, que quieres ver, quedar y notar que ha cambiado el anti cristo, quieres creerlo y quieres tenerlo, sentirlo y pensar que es mejor ahora.

Aunque deseas hacerlo, no puedes, te lo prohíben y en realidad sabes que tu familia lleva razón pero tu por otro lado quieres probar las mieles una vez más del infierno.
Entonces qué haces?
Defraudas a las personas que amas para algo que sabes que es dañino pero que crees que a ti no te hace tanto daño? o haces caso a las personas que te aman quedándote con las ganas de hacer esas cosas?

1 comentario:

Denisse Black dijo...

Las personas cambian, claro.

Lo cierto es que las personas nunca cambiaran por nosotros, o por alguien más. Si llegan a hacerlo (que sucede una vez cada 3600 años) es por convicción propia, beneficio propio, no lo hacen pensando en ti, ni en nadie, es un proceso puramente egoista.

A veces nos es dificil ver las cosas, y los que son espectadores llegan a ver detalles que nosotros ignoramos.

Ni con dios, ni con el diablo.