lunes, 13 de diciembre de 2010

Acurrucarse.

Solo tengo ganas de acurrucarme, de sentir tu brazo rodeando mi cuerpo, tu pierna como se sitúa encima de la mía. Tengo ganas de sentirte en el otro lado de la cama, de poder estirar la mano y alcanzar tus pelos rizados, de sentirme protegida, amada y deseada por ti. Ahora mismo solo necesito eso, que me des calor, que me sientas tuya, sentirme parte de ti, necesito tener tu calor en mi cuerpo, notar que en mi mundo, en el mundo que para mi es ésta cama simplemente gobernamos tu y yo, necesito saber que eso es parte de mi, que es lo único que nadie ni nada me quitará por encima de cualquier cosa. 


Necesito sentirme parte de ti, me da igual sentirme sola socialmente porque no me interesa lo más mínimo. Sé que te tengo a ti, sé que estoy segura de ti, sé que nada falla entre los dos, sé que cuando quiero puedo llamarte, tocarte, besarte, abrazarte, hacerte parte de mi mundo interior y exterior como lo eres parte de mi cama. 






Necesito saber que te tocaré, que me sentiré la reina de mi pequeño mundo, que todo va a salir bien porque no hay otra opción que escoger, sé que allanaras todos los caminos, sé que destrozaras todos los obstáculos, sé de sobra que estás ahí para mi. 


¿Porqué es entonces que no estás ahora mismo aquí, porqué me tengo que conformar con la imagen que tengo de ti, es demasiado pedir alguien así, sé que no es demasiado pedir porque te he tenido frente a mi pensando que eras irreal y bueno ahora dudo de la mera existencia, entonces porqué no estás aquí?


Dicen que no te creas lo que no veas y si lo has visto, lo recuerdas, lo sientes pero no lo notas parte de tu mundo y si todo ha sido un sueño, pero un sueño tan real, tan real que cuando te despiertas tienes dudas de lo que realmente estás haciendo vaya que estés en un sueño?


Espero que no haya sido un sueño, espero que esta noche estés ahí para acurrucarme, tengo frío, siento el frío, el viento en la ventana, siento la humedad del ambiente, la calidez de tu cuerpo que ya no está y las caricias que me haces cuando descubres una parte de mi, siento todo tan real que a veces da miedo. 


Supongo que las expectativas, los sueños y las imágenes que tenemos de alguien siempre pueden ser más surrealistas, irreales e ideales en nuestra mente, supongo entonces que nosotros desvirtuamos la realidad a nuestra imagen y semejanza porque queremos y no porque algo nos pide que lo hagamos. Queremos vivir en la realidad inventada aunque nos duela, queremos vivir en la realidad que soñamos aunque nos pese y por todo ello intentamos hacerlo. 


Entonces, eres real o simplemente eres fruto de mi imaginación? Ayer me desperté y estabas ahí, porqué hoy no estás? Ayer todos te recordaban en la realidad, porqué hoy no?
Tan difícil es a día de hoy conseguir a alguien que quiera acurrucarse conmigo sin necesidad de algo más?


Días de soledad, días de viento, días de estudiar, días de pre navidad, días de estrés, días de tristeza y días de ti o de no ti...

4 comentarios:

plinnn... dijo...

bonitas imágenes y una belleza de texto :)) que la mañana te traiga un día feliz :))
un beso acurrucado :))

Mar dijo...

Hola, Teologiades:

Ya, ya veo que estás en día pre-todo. Me ha gustado tu entrada, yo también tengo días así.

Cuando dejas de dormir acompañada, pasas un frío que te mueres, sobre todo, si lo dejas camino del invierno. ¡Qué grande y fría se hace la cama! Aunque te acabas acostumbrando y al final, te conviertes en experta en combatir el frío.

De verdad, ¡qué poco me duran los ligues de dormir acurrucados! Luego dicen que las mujeres somos bipolares... no se han mirado ellos bien frente al espejo.

Un besico, reina.

Irenee dijo...

Quizás nunca me ha gustado la navidad por eso, porque no he tenido a nadie que me haya acurrucado verdaderamente...

Pilar dijo...

Días de... pensar y repensar, querere y requerer. Fructíferos días que te inspiran así.
Un beso