miércoles, 1 de diciembre de 2010

Soberbia or vanity.


Decirse a uno mismo, que es el mejor en todo y el mejor de todos.

La soberbia. Una persona con soberbia jamás podrá amar, una persona que es soberbia que tiene vanidad, jamás podrá encontrarse ayudando a otra.

Diría que es el peor pecado capital, que de este pecado capital derivan los otros y es verdad. La soberbia te hace mala persona, te hace egoísta, avariciosa, envidiosa, etc. Supongo que la soberbia es un mal que no se sabe llevar. Hay personas que han nacido para tener un ego inflado toda su vida y otras personas que se han ido haciendo con el crecimiento.

Ser una persona soberbia no ayuda porque jamás podrás saber lo que es el amar a alguien, el desear a alguien por encima de tu persona, la soberbia es mala porque el resto del mundo para la persona soberbia son sus lacayos. Cuando se habla del amor, de la pasión o del deseo siempre tienen que ser sentimientos mutuos, sentimientos compartidos y generados por algo bonito o mágico. La soberbia en este caso actúa de una manera muy sibilina. La persona soberbia jamás dará su brazo a torcer en una discusión, jamás antepondrá los deseos de su pareja antes que los suyos, jamás hará algo de forma altruista porque siempre se regodeará después. La persona soberbia no sabe lo que es tener amor a otra, no sabe lo que es pensar que otra persona es perfecta. Eso es el amor, saber que la persona que lo comparte todo contigo es perfecta para ti, porque te complementas con ella, porque tu rellenas sus fallos y viceversa. 

La soberbia es un pecado que no todos cometemos, es un pecado cometido por las personas que no tienen identidad propia, que no son consecuentes con sus actos.
La persona soberbia necesita que siempre resalten sus cualidades sobre los demás, es más, necesita que su ego sea inflado a todas horas, porque sino no puede sobrevivir. Las personas con soberbia son personas frías, calculadoras, manipuladoras y bastante egoístas. La persona soberbia jamás se dejará vencer por el ego de otro. 

Por otro lado, ¿qué pasa cuando la soberbia nos ayuda a crecernos como persona? La soberbia es un don cuando se trata de negocios, de estrategias y de méritos propios que realmente deben ser reconocidos. En algunos momentos de nuestra vida, sí, debemos proclamar con soberbia quiénes somos y de dónde venimos para que se nos oiga. Puede que una persona soberbia haya logrado muchas cosas pero lamentablemente no se me ocurre ninguna.

La persona soberbia no ama, por tanto, no siente una pérdida, la persona soberbia se siente única por tanto cuando comete errores intenta redimirse, la persona soberbia aprende de sus errores porque no se piensa cometiendo otros de nuevo. La persona soberbia quiere hacerlo todo bien para tener un reconocimiento social, la persona soberbia quiere ser envidiada, codiciada, odiada. La persona soberbia quiere que hablen de ella desde el infierno hasta el cielo. Está obsesionada con su exterior, con su interior y con sus habilidades y conocimientos. Así es la persona soberbia.

Como dije antes no todos cometemos éste pecado, las personas con la virtud de ser humildes jamás sabrán qué es lo contrario. 

La soberbia es un pecado porque las personas jamás se pueden creer más que otras porque no tienen nada que les destaque de los demás. Todos podemos ser muy buenos o excepcionales en algo pero siempre habrá otra persona que lo sea aún más y nos tire por tierra todo aquello por lo que hemos fardado. 
La soberbia nos destruye, nos hace competitivos, envidiosos y una serie de adjetivos que tienen como consecuencia la soledad y la pena de los demás. No crearemos odio en los demás sino, pena. Pena al ver que exigimos cosas que realmente no existen y eso es malo. 

Desde mi punto de vista, éste es el peor pecado. Éste es el pecado que jamás quiero cometer. La soberbia nos priva del amor. Personalmente en los tiempos que corren todos debemos ser algo soberbios porque realmente si le damos todo hecho a la gente qué tendrán que buscarse, luego cuando nos den la patada no nos podremos quejar porque fuimos demasiado buenos con todos. No podemos ser en una sociedad que promueve la igualdad soberbios. Seremos ricos, pobres, ingleses, argelinos, españoles, mexicanos, argentinos pero nunca se podrá ser soberbio por estar en una de esas clases. Puedes estar orgulloso pero no cruces la linea. 

El principio de todo vicio es la soberbia.
Don Bosco


Dime lo que crees ser y te diré lo que no eres.
Henry Frédéric Amiel

Contra soberbia, humildad, suspira el fraile. Contra soberbia, ¡rebelión! , gritamos los hombres.
Ricardo Flores Magón

2 comentarios:

:) dijo...

Me gustan mucho tus entradas, me hacen pensar muchísimo en todo.
La verdad es que nunca me gustaría sentir eso, ser soberbia, creo que me daría asco a mí misma.
O quizás no.. porque los soberbios.. nunca se sabe.

Pilar dijo...

No tengo tan claro que la soberbia impida el amor, pero claro será por algo...;)

Un gran ciclo, cada frase deja un hilo del que tirar.