domingo, 12 de diciembre de 2010

Batiburrillo

Aquí me encuentro. Puede que sea una entrada sincera y puede que simplemente me deje llevar sin pensar en lo que escribo.

Pecar es de personas humanas, pecar es de personas que comenten errores y que son perfectas a su imagen y semejanza. Pecar pecamos todos y arrepentirnos lo hacemos solo unos pocos. Darnos cuenta de los errores lo hacemos todos y manifestar que hemos errado solo unos pocos. Somos sabios, somos inteligentes y capaces de pensar en todos nuestros actos meditando y viendo las consecuencias desde otro punto de vista.

Los controladores aéreos han pecado de pereza, Marta Domínguez de soberbia, de envidia y de avaricia.
Desde la barrera todo se ve sin preocupaciones, sin hechos factibles, simplemente se puede tener una realidad que se acerque ligeramente a lo que se es cada día.

Pecamos todos y pecamos porque muchas veces nos encontramos con que no lo podemos evitar.

A grandes rasgos mi vida ahora está cometiendo muchos cambios, mi vida ahora se está viendo bastante revolucionada y por eso paso la mayor parte del tiempo pensando en una nube que en la tierra real.

Hoy no quiero pensar más, hoy simplemente quiero adquirir más sabiduría de la que tengo y estudiar a otras personas, hoy quiero adentrarme en vuestras mentes, en vuestras entradas y leeros para saber qué pensáis de todo esto.

El pecador siempre será cazado tarde o temprano, el bien siempre tiene que tener una balanza con el mal porque sino se desestabiliza el mundo completo y la vida es simple pero complicada a su vez. Nos queremos esmerar en pensar que detrás de las cosas más sencillas se hayan mecanismos completamente complicados y bastante misteriosos aunque no sea así. Nos torturamos y pensamos que debemos ser buenos, que debemos ser los mejores en todo y que realmente pecar es el sendero de la amargura.

Mi opinión al respecto. Si existe el cielo y el infierno ellos deben ser los que se disputen las personas que vayan a cada cual, porque ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos.

6 comentarios:

Mónica87 dijo...

Muy de acuerdo con tu última frase ;)
besitossss

CreatiBea dijo...

Pecar es parte de la vida y la existencia.

Pecar me suena mucho a religión, yo hablaría más de ética o de moral. Todos sabemos ( las personas con conciencia, en su uso de razón y adultas) lo que es bueno y es malo, y es decisión nuestra, y nuestra responsabilidad ( no de otros) obrar de una forma u otra. Lo importante, creo yo, es ser honesto con uno mismo.

Y sí, tu última frase es cierta.

Por otro lado, ¡qué aburido sería hacer todo bien! unos cuantos pecadillos nunca vienen mal...

Kelevra dijo...

Nada está asegurado. Esta vida no se basa en la justicia y no hay recompensas ni premios para el que siga el camino correcto, porque al fin y al cabo ¿quién dicta cuál es el correcto y cuál no?.

Como bien dices somos inteligentes, pero lo somos tanto para pecar como para no, tanto para arrepentirnos como para crearnos magnificas excusas que nos eximan de nuestra parte de culpa; y es que creo que el único juicio es el de nuestra conciencia y no la de nadie, por ello te diría que encuentres las respuestas en ti misma, que lo que para uno puede ser blanco, para otro gris.

Lo único importante es ser fiel a los valores y las creencias de uno mismo, y no hacer daño intencionado o sabido de antemano a los demás. Busca dentro de ti lo que quieres.

Un saludo.

Regalp dijo...

Bonita y sincera entrada, se nota cuando uno escribe desde las entrañas.

Y por supuesto, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Bicos

Pilar dijo...

La idea del pecado precisa de un Dios que te juzgue, prefiero medir mis acciones por el dolor o la felicidad que causan. Y cuando hago daño, pudiendo evitarlo, lo lamento.

Mar dijo...

Pues sí, Pilar, es que el significado de la palabra pecar, en mi humilde opinión, tiene sentido en un contexto con ideas religiosas.