viernes, 28 de enero de 2011

Reflexión de un viernes noche.



Estudiando una asignatura, de la cual tengo un examen me ha chocado una cosa bastante ilógica o lógica según se mire. La asignatura se llama psicología de la evaluación, la evaluación del individuo, etc.

Lo mismo no os importa tres pimientos pero es curioso y algo que me ha impresionado por cierto lo que me lleva a una conclusión que os expondré más adelante...

Pues bien, el origen de esta asignatura se encuentra con los primeros psicólogos que emigraron a Estados Unidos, etc. Resulta que antes de que comenzara la primera guerra mundial los de Estados Unidos se lo olían y dieron fondos, es decir, subvencionaron investigaciones para que se lograra crear un test de aptitud para la guerra. Como lo leen, los del gobierno de Estados Unidos crearon fondos y dieron fondos para que un test seleccionará a las personas que eran capaces de matar por su país y que sobrellevarían una guerra lo mejor que podían. Entonces se crearon el Army alpha test y el Army beta test, que consistía en medir aptitudes para los hombres en la guerra.

Como tuvo tanto éxito y dieron muy buenos resultados se siguió pagando para mejorar esos métodos que traían tantas ayudas y logros al país. Cuando comenzó la segunda guerra mundial evidentemente se creó un nuevo test que logró mejorar muchísimo la capacidad de elegir a los potenciales soldados.

Los psicólogos que nunca han sido tontos, aprovecharon estos fondos para hacer otras investigaciones al principio en cubierta y luego con las investigaciones lograron más fondos y se separaron de los objetivos del ejército. La psicología de la evaluación ganó notoriedad y con ello consiguió muchos méritos propios.

Mi conclusión es, este país declaró guerras, ganó guerras, calló bocas y siempre anda preocupado por los conflictos de armas nucleares, etc. El país a mi parecer tiene una visión de conjunto mala porque se dedican simplemente a los conflictos exteriores menospreciando todo los potenciales que tiene en el interior, pero bueno algún día se darán cuenta y esperemos que no sea tarde.

Ahora me pregunto yo, hacen falta guerras para encontrar soluciones?, hacen falta invertir fondos para la guerra y con ello se encuentren soluciones paralelas? En fin, preguntas que nunca tendrán respuestas pero que por lo menos en mi crean unas ciertas medidas de cautela y preocupación.

4 comentarios:

Mar dijo...

Hola, Teologiades:

Yo estoy estudiando para un examen (he parado para olvidarme de lo que estaba estudiando). Precisamente en la asignatura que estaba estudiando, nos comentó la profesora que una guerra es un negocio. Esto no significa que se vea con buenos ojos las guerras (mi profesora no es una desalmada).

Por cierto, los EEUU perdieron en la guerra de Vietnam?

Besos.

La chica de los sueños de cristal dijo...

A mí personalmente también me preocupar. En vez de buscar test con los que encontrar a las personas más preparadas deberían haberse parado un poco más a pensar en cómo no llegar a una situación tan desastrosa como es una guerra.

Pilar dijo...

Lamentablemente la guerra ha servido y sigue sirviendo para recaudar muchos más fondos que la paz, a la guerras les debemos múltiples soluciones que hacen nuestra vida más fácil. El coste de cada uno, es simplemente incalculable, ya que se mide en vidas.

Me gustó tu reflexión, suerte con el exámen.

Emma dijo...

Tu reflexion es muy buena
mucha suerte con el examen!!!
te sigo
si puedes pasate a mi blog :)
http://gleekblogger.blogspot.com/