martes, 18 de enero de 2011

Un cambio


A veces no hacen falta palabras para expresar, a veces no se necesitan hechos, no se necesita demostrar nada, no se necesitan cosas materiales, a veces el amor va más allá de todo lo materia y palpable. 
Cómo sabemos que realmente existen los sentimientos si no son hechos veraces que podamos ver y tocar, debemos creer que existen porque las personas lo dicen. 
Es increíble como un sentimiento puede cambiar la vida de una persona, es increíble cómo algo que no vemos, que no tocamos y que no podemos medir nos resulta tan importante que no podemos vivir sin ello. 

Podemos aprender millones de cosas de nuestros mayores, pensamos que son juguetes pasados de moda, los menospreciamos y nos sentimos realmente incómodos cuando no sabemos de qué hablar o cuando creemos que nos molestan. 

Por eso admiro a los niños en este aspecto, porque los niños nunca establecen diferencias, los niños no discriminan, a los niños solo les importa tener un juguete y un compañero de juegos, compartir y aprender. 
Es muy importante que los niños se eduquen siempre con buenos valores. 
Cuando el niño toca a la mujer para decirle que sonría, cuando el niño está alegre sonriendo. Es reconfortante. 

3 comentarios:

Pilar dijo...

Los niños tienen la mirada limpia, el miedo es quien la ensucia.

Hermosa reflexión

La chica de los sueños de cristal dijo...

Y por eso a veces me gustaría volver a ser una niña pequeña.. pero bueno, confío en que todos tenemos algo de niñez dentro de nosotros.. :)

Paseo de Letras dijo...

Los sentimiento forman parte de la vida y el del amor es uno de ellos, sin duda hace sonreir como la risa de un niño.
Preciosa reflexión.
Abrazos