lunes, 17 de mayo de 2010

Nadia en una encrucijada


Nadia en una encrucijada.

Con Alberto Nadia conoció una parte de la vida que estaba oculta a sus ojos. Alberto le saca 4 años y eso es experiencia. Para Nadia Alberto suponía libertad, independencia, madurez, cultura de la calle.
Nadia se caracteriza por ser una chica criada en una familia de 4 miembros demasiado sobreprotectora con ella. Tenía reglas, leyes, normas que debía cumplir. Debía ser una estudiante modelo, debía estar apuntada a toda clase de talleres que desarrollaran su intelecto, debía estar en casa a la hora que sus padres le decían, iba todos los fines de semana a visitar a sus abuelos con su familia, la familia compartía mucho tiempo. No es de estas familias que están los hijos aislados de los padres en sus habitaciones haciendo sus vidas diarias sin compartir ni una palabra más que no fuera sobre la comida o la hora de llegada, no, esa familia está muy unida y comparte muchas horas al día. Sus padres le exigen mucho siempre le han exigido mucho y lo continúan haciendo, pero ella no se revela, no actúa como los demás adolescentes, es una chica madura que respeta las opiniones de todos aunque no las comparta. Aunque sus amigos se burlen de ella por tener un toque de queda ridículo.

Alberto en ningún momento la obligaba a hacer nada que ella no quisiera. Con Alberto fue a su primera fiesta, bebió su primera copa, probó su primer cigarro, su primer porro, probó el sexo. Alberto fue como su mentor en la vida pero créanme ella es una chica que jamás se ha influenciado por nada, no es de esas personas que sigue como los borregos todo lo que dicen o hacen los demás. Es de ideales propios aunque la palabra es fácil de escribir conlleva una responsabilidad enorme y es acorde a su definición. En una sociedad en la que se encontraba con 16 años sus amigos habían recorrido ya todas las discotecas de su ciudad y se habían emborrachado un par de veces.
Ella veía libertad y disfrute. Por esto si ahora le preguntas cuál fue el mejor año de su vida sin duda te dirá todo el año que tuvo 17.
Sus padres en Alberto veían al hombre que la podía proteger de todos los problemas que le podían surgir y por ello aflojaron la cuerda que sujetaba por el cuello a Nadia.

Atrás quedó Luis.

Pasaron 3 años en su vida y nos encontramos en la actualidad. No quería ir a la cuestión que me importa realmente sin antes poneros en un contexto explicativo.

Actualmente Nadia y Alberto están juntos, son pareja con sus más y sus menos, con sus peleas y sus reconciliaciones pero están juntos.

En Enero de este año ella volvió a saber de Luis vía messenger. Éste le contó porqué había desaparecido de su vida y quería compensarle por esos tres años de ausencia, de no saber absolutamente nada, de irse sin compartir con ella ni una despedida que se merecía no . Te quiero, le dijo, te amo, nunca te olvidé, es más tu me ayudaste a seguir vivo. Le dejó claro que sus intenciones para con ella eran de pasar toda la vida juntos y de establecerse juntos. Ellos se habían amado. Ella jamás lo olvidó podía no pensar en él pero no olvidó.

Nadia se vio en un segundo con una soga al cuello. Ella fue tajante, dura, fría. Le expresó su disgusto, su desconfianza hacia él, su inseguridad, su miedo a sufrir de nuevo. Quería despertar del sueño, se sentía mal, pensaba que era una ilusión que le estaban gastando una broma o simplemente era alguien que le estaba mintiendo constantemente.

¿Porqué ahora? Tengo a mi novio, estoy feliz, llevo mis estudios. ¿Porqué apareces ahora?
Y se fue a dormir. A dar vueltas en la cama en realidad porque cuando el le dijo quién era, el corazón le palpitó fuertemente.
Se halla en una encrucijada sin saber qué hacer. Sólo quería hablar con el y que le contara sus tres años perdidos sin saber nada de ella.
Lo que ella no sabe que hablar con él empeorará su situación sentimental porque ahora se replanteará muchas cosas.
Continuará


1 comentario:

Sí es lo que parece dijo...

Ufff qué complicado, debe ser terrible verse en esa situación, ahogada por las dudas y las preguntas...veamos cómo sigue

Saludos