miércoles, 26 de mayo de 2010

Ser la psicóloga



Hace unos años me colgaron la etiqueta de la "psicóloga del grupo". Antes de nada debo decir que ser la psicóloga del grupo lleva implícito también la etiqueta de la cotilla del grupo.

Todo comenzó por mi mejor amiga. Para mi la amistad es consejo, apoyo, ayuda, no sólo emocionalmente sino en todo. Mi mejor amiga empezó a salir con chicos y ella, digamos que como un porcentaje muy alto de las mujeres se enamora del típico "malote" o como he leído en el blog de Su del cazador pata negra.
Siempre que una amiga nuestra se enamora de un cazador de este estilo le encendemos una vela.

Me da rabia, me da coraje, me enfada y me pone furiosa. Pasados los años de consejo con las amigas, de contarles mi experiencia y mi pensamiento, aunque sé que luego hacen lo que ven, porque claro siempre la consejera da consejos y la aconsejada puede aceptarlo y seguirlo o no, cuando te acercas a una de ellas porque sabes que le va mal con su pareja y le preguntas que como está para ofrecerle tu ayuda, para ofrecerle un desahogo porque todos lo necesitamos de vez en cuando, te dice que si ya estás cotilleando. A veces lo perdono porque sé que nadie quiere estar en una mala situación y nadie quiere sufrir por una persona que ama o le importa, pero otras me repatea, me dan ganas de no preguntar más y dejar que esa persona se ahogue y luego se de cuenta de que yo estuve ahí y no supo apreciarlo.

No soy la cotilla, no quiero ser la cotilla, no quiero serlo. ¿Acaso voy preguntando a todos por su vida sexual o por la vida sexual o amorosa de los demás y encima hago comentarios soeces? Por supuesto que no. Mi amiga realmente estaba mal y aunque luego me pidió perdón por el comentario me duele y además siempre me entero la última de todo.
Me contó su problema y le ayude, le hice sentir mejor, le hice ver la vía correcta. Ella me lo agradeció y por supuesto me dio un abrazo.

Sigo siendo una persona que siente y padece, que hace las cosas y al igual que la persona que tiene boca se equivoca.
Intento ayudar pero siempre tiene sus inconvenientes. Si al final lo pasan mal, lo pagan contigo, si lo pasan bien luego nunca recibes las gracias, si intentas mediar entre 3 personas la cagas como nunca y si sabes demasiado siempre te tienen miedo.
Nunca te acercas a las personas preguntando por sus vidas. Nunca te explicas el porqué del acercamiento que las personas te muestran. Tienes un imán que dice se aceptan problemas y consuelo.
Irme a la cama sabiendo que alguien escuchó lo que tenía que decirle al menos, alguien que se quedó simplemente 5 minutos de su vida no pensando en su problema y pensando en lo que le contaba la chalada que le hablaba, me hace sentir realizada, llena, útil.

Todas las personas tienen que encontrar su lugar en el mundo. A veces he escuchado que las personas cuando se enamoran y encuentran su pareja ideal encuentran de este modo su lugar en el mundo. Me da igual como lo encuentren lo que me importa es que lo busquen y terminen por encontrarlo, porque así me sentiré plena de satisfacción.

A veces las personas encuentran su lugar en el mundo recorriéndolo

Mi conclusión: La amistad es como la confianza tarda años en forjarse y minutos en destruirse

El día que grite que no quiero tener más secretos será el día que mi alma se vuelva pura


3 comentarios:

Su dijo...

Me ha encantado eso de encender una vela cuando alguna se enamora de un pata negra, jaja! Lo que habría que hacer es exorcizarla, en plan "sal de su cuerpo!" :D.

Yo también soy un poco la confesora, en parte porque me presto a ello, me gusta ayudar si veo a alguien en mal momento. En general no me da problemas, al revés, en eso he tenido suerte. Solo una vez me costó la amistad de una de mis mejores amigas, que me contaba todas las putadas que le gastaba su pareja, y cuando pasó la más gorda y me posicioné claramente en contra de él, se rebotó y no lo aceptó. En fin, me dio pena el primer mes, después pensé que si hay pide consejo y luego reacciona mal, que no lo hubiera pedido...

Un abrazo.

Mónica87 dijo...

jajaja que gracioso lo de la vela, es buena idea!!!
A mi también me pasa, mis amigas siempre vienen a pedirme consejo... pero yo procuro escuchar y callar, o aconsejar poquito, sin meterme demasiado, porque cuando una amiga te habla mal de su pareja, y tu le apoyas, cuando lo arregle con el chico, para ella tu serás la mala malísima... es asi de triste.
Besitos

Alex dijo...

Buena entrada...pero hoy te etiketan de kualkier cosa x kualkier kosa.....u.u