martes, 18 de mayo de 2010

Tal que así

No me gustan... estas situaciones, estos momentos de soledad, dudas e incertidumbre... No me gusta quedarme a solas con mis pensamientos por el miedo que tengo a enfrentarme a ellos, por supuesto que ellos tienen razón y yo no, por supuesto que ellos son la parte de mi vida que odio...

Personas que me han hecho daño, personas que han derramado mis lágrimas. No. No permitiré jamás volverme frágil, no me permito un momento de flaqueza. No puedo. Simplemente no puedo.

Te odio. No podemos seguir juntos. Cruza esa puerta y vete, huye antes de que tire cualquier objeto y te lastime. Mi vida contigo ha terminado, no quiero verte más, no puedo soportar ver que eres feliz sin mi, que no me necesitas, vete, déjame en paz se feliz e intenta que yo lo sea.
Ahora mismo soy feliz sola, saliendo y entrando, trasnochando en los bares de moda con mis amigos sin mas preocupaciones que llegar bien a casa a dormir. Déjame.

Es fácil escribir, siempre es fácil escribir lo que piensas. Pero porqué no pueden salir esas palabras de mi boca, porque luego se me hace eterno abrir la boca. Te tengo mirándome a la cara y en mi mente estoy diciéndote todo esto. ¿Porqué? Salid de mi boca por dios. Deseo gritarle que se vaya y me deje sola que no me llame más que no me cuente su vida. ALÉJATE DE MÍ.
No puedo. No salen de mi boca, pasan los minutos las horas y me desahogo escribiendo.

Ojalá supieras que hago este blog, lo leyeras y me dejaras porque a mi me supone un mundo decirte esto.

Porque del amor al odio hay un paso, porque mañana lo mismo me arrepiento de esto, porque no sé si merece la pena, porque me da miedo estar sola, por todas estas razones no puedo decirte, no puedo gritarte todo esto.

Por las palabras que nunca dijimos cuando tuvimos la oportunidad.


2 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

Hazlo, si lo necesitas hazlo, si estás segura no dudes, no te dejes llevar por ese miedo a la soledad, ella nunca acabará contigo, es más en cierto modo es necesaria. Pero si que acabará contigo esa rabia que tienes dentro, eso que guardas y no te atreves a decir te hace daño.

Te lo digo no porque te conozca, sino por mi experiencia, yo también tenia terror a la soledad, pero llegó el momento en el que me di cuenta de que nada podía ser peor que por lo que ya estaba pasando, así que me armé de valor y le dije: Se acabó, vete ya, no puedo volver a verte y encontrarte más por casa. No fue tan facil, tuve que repetirlo unas cuantas veces. Y te aseguro que fue una liberación esa enorme soledad después, cuando todo acabó.

Besos y ánimo

Su dijo...

¿Y por qué no se las escribes? Es una forma de tratar de llegar al otro cuando es difícil empezar a hablar.

Ánimo! Al final todo pasa, aunque cueste.