martes, 19 de octubre de 2010

Detalles

Los preciosos detalles del ayer, los preciosos detalles que están por venir. Los detalles que me conquistaron, los detalles que amargaron mi existencia.

No hay nada más cierto que "Pienso, luego existo". Pero me atrevo a decir que algo tan cierto como eso son los detalles. Detalles que mueven el mundo, detalles por los cuales se han terminado o comenzado guerras, detalles que nos han unido y nos han separado más.

-"Esa lágrima me dijo más de lo que esperaba, esa lágrima eran tus sentimientos a flor de piel. No entendía porqué llorabas, si simplemente lo que hice fue comprar un marca páginas y regalártelo"- 


Tú pensabas que era un simple marca páginas, como has dicho, pero para mi era mucho más de todo lo que podía esperar de ti. Sé que nunca te pido nada, sé que nunca espero nada de ti porque a través de mi experiencia no puedo esperar nada de nadie. He aprendido a servirme sola, a sentirme sola, a estar sola, a valerme sola y ahora entras tú en mi vida, la pones patas arriba y me regalas algo que no te pudo costar mucho pero es un detalle que me ha iluminado la vida, que me ha hecho darme cuenta que te amo, que quiero estar contigo el resto de mis días y que hoy es el primero del resto de nuestra vida juntos. Adivinaste que los coleccionaba y no sé porqué me regalaste un marca páginas pero gracias.

La magia del amor está en los pequeños detalles.
La magia de la vida está en los pequeños detalles. Cuando miramos al cielo, vemos nubes y creamos imágenes con ellas. Cuando damos un paseo y vemos algo que nos llama la atención, por ejemplo un adolescente ayudando a una anciana a cruzar la calle, ésta le quiere dar 1€ al adolescente y éste no lo acepta porque dice que le enseñaron a ser así. Un coche que se para en un paso de peatones, que frena cuando el semáforo está en ámbar, una niña que compra chuches y le da a una amiga de las suyas porque a ella se le habían caído a la arena. Un niño que ayuda a otro a levantarse del suelo.

La lista de pequeños detalles es inmensa, a veces, no nos damos cuenta pero con observar detenidamente por unos segundos vemos que hay muchos motivos para creer que ésta sociedad todavía no está tan corrupta como dicen.

Lo más bello del amor, lo más hermoso de la amistad, lo más considerado de los compañeros siempre son los pequeños detalles que conforman un gran mundo.

Un algo complicado que se divide en millones de cosas sencillas.

4 comentarios:

Pilar dijo...

Sensibilidad a flor de piel, así el mundo duele más, pero ¿quien quiere aprender a ser de otro modo?

plinnn... dijo...

Me gustan las cosas sencillas:)

Camomila dijo...

Preciosa la entrada, un poquito más y hago pucherinos jeje. Tienes razón en todo lo que dices. A mi me encanta pasear escuchando música y observar como gira el mundo de mi alrededor. Muchos besitos.

Anónimo dijo...

Pues casualidades de la vida, te diré que recientemente mi novio me hizo el mismo regalo. Yo no los colecciono pero sí soy una apasionada lectora. Me encantó el detalle, no por su coste, sino por el valor sentimental que tiene, ya que es algo que fue a buscar y lo compró para mí. Desde entonces, cada vez que paso una página pienso en él...