viernes, 22 de octubre de 2010

Volar.

La belleza de la locura, la belleza del lado salvaje de alguien. la belleza del saber lo que hacer, cómo y cuándo. 

Simplemente alocada, divertida, sentimental, fiel, leal y bastante apasionada. Le encanta la vida, le encantan las noches de fiesta, las noches de películas y palomitas, las noches de sexo, las noches de charlas sin pausas. Le encanta disfrutar de la vida que ahora se le presenta tosca pero es vida. Debe enfrentarse al futuro con el semblante de una mujer madura, responsable, que siempre toma las decisiones acertadas pero otras veces no quiere. Otras veces quiere quedarse en la cama envuelta en una manta a solas con sus pensamientos y fantasías de niña pequeña. Quiere volver al país de nunca jamás para quedarse por un tiempo. Tomar decisiones, tener responsabilidades y el deber de no defraudar a los que más quiere es algo duro y si por un momento pudiera dejarlo todo ella lo haría, lo haría para tomarse un día libre, sin seguir siendo ella, sin seguir siendo la que todos esperan. Aunque se lo pase bien, aunque le encante salir y todas esas cosas necesita presionar el botón de la pausa y alejarse de su nombre y de sus historias por un tiempo. 

Quedarse en un parque jugar con barro o arena, sentirse niña sin responsabilidades, caprichosa y consentida. Quiere hacerlo pero tiene contradicciones porque todos los días le gusta la vida que lleva aunque eso no tiene que ver para dejar de ser ella por unas simples horas. Volar a otro país, sentirse otra persona, si alguien le pregunta su nombre mentir, si alguien le pide su número que no conoce de nada dárselo, quiere ser irresponsable, más alocada todavía, más sentimental todavía. Quiere hacer puenting, quiere patinar sobre hielo, caerse y reírse mucho de si misma, que sus amigos la graben y luego ser el centro de las risas vecinas. 

Quiere simplemente dejar de ser esa chica que estudia o trabaja, esa chica que tiene que. Que tiene que hacer muchas cosas. Que las tiene que hacer, que son obligaciones a veces, y otras las disfruta pero las tiene que hacer. Tiene que sentirse libre, llegar a casa y no tener que encender el pc para ponerse al día, quiere no tener que llamar a sus amigos o pareja, quiere no tener que comer la comida, quiere hacer nada. 

Esa chica aburrida de la vida, esa chica decepcionada de la vida, esa chica que sabe lo que es la vida y que escribió su final hace mucho tiempo. Esa chica de semblante serio y hasta triste diría yo. Esa chica quiere dejar todo a un lado y ser niña de 7 años para creer que volar se puede hacer algún día o creer que los dibujos de planet 51 son basados en hechos reales. 

Creer en la inocencia, volver a la inocencia, a la irresponsabilidad, al esparcimiento, a la desocupación.

¿Te vas con ella? ¿Se puede hacer eso, alejarse de la vida por unas horas?

3 comentarios:

Kelevra dijo...

Respuesta 1: Al fin del mundo y a donde haga falta.

Respuesta 2: ¿Sólo unas horas?, claro que se puede. ¿Qué sería de nosotros si simplemente fuéramos cuerpos inertes y cumplidores en pro de un 'tener que' acompañado de infinitas y absurdas terminaciones?. Nos convertiríamos en aburridas hormigas recolectoras, y claro ¡con lo divertido que se lo tienen que pasar los saltamontes!.

Para todo hay tiempo en esta vida, para cumplir y para volar, y lo uno no quita lo otro.

Iba a decir saludos, pero ¡qué leches!, besos intencionados mejor.

Martha dijo...

Si...es posible alejarse de todo por unas horas. Y creo que ese tiempo es más que suficiente. Si fuera por más de unas horas, todo el mundo echaría de menos ese "tener que". ;)

Besicos!

MEME dijo...

Me apaunto con esta chica tan especial a hacer realidad esta frase...

"Creer en la inocencia, volver a la inocencia, a la irresponsabilidad, al esparcimiento, a la desocupación"

No hay nada mejor que esta frase para un viernes por la tarde...

Besos mil

PD:Tenia que entrar a ver esos labios,, la curiosidad que no puede ser... y ves me quedo por estos lares que pintan fenomenal.....