miércoles, 23 de junio de 2010

Desesperada



Asomarme al balcón y gritar.

Correr por la calle, parar y llorar.

Sentarme, escuchar una canción y hundirme en pensamientos.

Desesperación. Es lo que poseo, es lo que me acompaña, es lo que tengo, es lo que soy, es lo que espero, lo que siento y lo que padezco.

Desesperación.
Latidos. Sonidos que me hacen tambalear, agarrarme a la pared por miedo a caer. Sonidos que en el silencio de mis entrañas gritan con todas sus fuerzas para que me relaje y me de cuenta que está ahí.

Esperándome con una daga afilada se encuentra Desesperación delante de mi puerta. Con un leve sonido de toc-toc aclama mi aparición delante de sus ojos. Me coloco la máscara para que no pueda ver el miedo y abro.

Lucha encarnizada entre la desesperación y la calma durante 10 minutos que me dejan sin sentido y cuando mi esperanza está a punto de saltar por la ventana y suicidarse....

Gana la calma, por supuesto, porque Desesperación no estuvo a la altura no pudo con mi ser. Valor y al toro, no desistas, aguanta, sufre, siente, padece, pero termina con este sentimiento ya.

Desesperación, nervios y ansiedad son sentimientos que van unidos. Puede que ganen una batalla pero jamás ganan la guerra si sabemos cómo.

Luchas interiores, discusiones que sacan cuchillos, pistolas y en el comienzo no miran si puede resultar dañino, no tienen en cuenta las consecuencias por las que a veces una lágrima salta de nuestros ojos al vacío sin venir a cuento.

La desesperación es poderosa cuando se plantea una batalla y de nosotros depende que gane o pierda.

Desesperada por el momento. Mi calma se tomó unas vacaciones hasta que decida terminar los exámenes...


Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante. Miguel de Unamuno.

2 comentarios:

Mandarina López dijo...

Pero siempre que no salen las cosas como queremos, nos desesperamos, es inevitable. Y quizás por eso finalmente nos sea más satisfactorio. Eso sí, el desesperarse es una verdadera pérdida de tiempo. ;)
mua!

Laila ♥ dijo...

Cuanta ra zon hay en esta entrada :D
es imposible no desesperar..