jueves, 10 de junio de 2010

Ismael



Conocí a Ismael y cuando llegué a casa de mi amiga le dije que le tenía que agradecer que me hubiera salvado la vida, bueno la vida no pero que me hubiera salvado de una experiencia algo más dura de lo normal, invitándolo a algo o comprándole algo y para eso debía darme su número de móvil. Con reticencias pero me lo dio.

Le conté a mi amiga todo lo que me había sucedido y después de preguntarme 500 veces si estaba bien y si quería que fuera con ella a urgencias reparó en Ismael y dijo que tuve suerte. Me dijo que Ismael era mi caballero de blanca armadura y salvador. Todo parecía tan irreal. Tenía un miedo encima y una frustración pero por otro lado no para de pensar en Ismael.
Al día siguiente lo llamé y le pregunté si podíamos ser amigos. Cuando hoy me acuerdo de esa conversación me da vergüenza de mi misma. Él me dijo que bueno y entonces le propuse de quedar esa tarde.

Quedamos y comenzamos a charlar, el vio que estaba bien lo cual era algo que le preocupaba y a mi lo único que me preocupaba era no trabar mi lengua en intentar hacerle entender que me gustaba. Mientras el no paraba de fumar yo comía pipas sentada en el banco del parque. Le miré, me miró y me dijo que podía haber pasado algo peor. Y le comtesté bastante clara y un poco temblando que me alegraba que hubiera pasado eso porque así le conocí.

Se echó a reír y después de darme un sermón de lo que está bien y mal sólo me quedé con la parte que decía que si hubiera tenido novio y me hubiera pasado eso que mi novio no se lo perdonaría el no llegar a tiempo. Le contesté muy airada que si tuviera novio no saldría por ahí de esa manera. Guardó silencio por un momento y mirándome a los ojos me dijo que era muy perspicaz. Con sólo eso me alegró el día.

A veces merece la pena pasar por malos momentos si así conoces personas que luego te hacen olvidar todo aquello.

Después de quedar algunos días más fuimos una noche a pasear por la playa y me conciencié a besarle y lanzarme porque sino solo estaba perdiendo el tiempo. Comíamos un helado y siempre me pasa lo mismo que me mancho y me lleno hasta la nariz de helado y las cejas. Me quitó con su dedo una mancha de chocolate de la punta de la nariz mirando mis ojos. Me derretí y cuando me la quitó le besé. Mi primer beso!! El siguió besándome.

Quedamos algunas veces más y nos liábamos pero no podía pedirme más porque sólo tenía 15 años. Empezó a pasar de mi. En realidad siempre pasaba de mi, le tenía que llamar yo siempre nunca contestaba mis mensajes pero yo estaba enamorada y todo eso me daba igual, para mi que un chico de 18 años se fijara en mi era algo superior.

En verano en mi ciudad celebran una feria que dura 2 o 3 días y decidí olvidarme de Ismael y salir con mis amigos. Cuando lo vi en los coches de choque con aquella chica de voluminosos pechos y corta falda besándose y abrazándola se me vino el mundo abajo y mi héroe murió.
Le monté una escena y sólo logré que se enfadara y me humillara delante de su chica y sus amigos.

Madure mucho y todo esto lo escribo hoy porque lo vi. Ayer lo vi y me habló, él tiene ahora 22 años y la verdad que parece algo demacrado por tantos porros pero en fin nunca dejará de ser mi salvador. Me comentó que estaba preciosa y que el no tenía novia ahora. Me dijo que quedáramos algún día y le di mi móvil pero no creo que tenga mucho que hacer conmigo.

6 comentarios:

Mónica87 dijo...

Cuando el primer amor acaba asi de triste... y luego te haces mayor y ves una segunda oportunidad, es difícil ser capaz de decir que no, y no querer intentarlo a ver si esta vez sin funciona. A mi me pasó.
Besitoss y suerte!

Sí es lo que parece dijo...

Quedarías con el? Que se sentirá después de tantos años?

Aún guardas un buen recuerdo de el a pesar de aquel encuentro?

Cuanta pregunta, perdona ;)

teologiadeS dijo...

Es que claro después de tantos años pues no lo sé. Claro que guardo un buen recuerdo aunque se portara así de mal pero tampoco le puedo culpar porque parece que le medio obligué a estar conmigo.
Cuando lo vi me sentí bien y no sé un escalofrío me recorrió pero claro es que supone tantas cosas no creo que quede con él mis amigos no me lo aconsejan...

Princesa dijo...

Segundas partes nunca fueron buenas, pero siempre podeis tomar un café.
Saludos.

Su dijo...

Mujer, nunca se sabe. Aunque si con 22 años está demacrado por tanto porro, no sé yo si te conviene mucho, igual tus amigos tienen razón. Pero bueno, lo que dice Princesa, podéis tomar un café.

Un abrazo!

teologiadeS dijo...

Exacto me tomaría un café con él, algún día de verano seguramente y si lo vuelvo a ver pues supongo que amigos y nada más