jueves, 12 de agosto de 2010

Desavenencias.



Es tan fácil como darle a las teclas y dejarse llevar, es tan fácil como poner una canción y dejar que la inspiración fluya.

¿Cómo de dispuestos estamos a poner la mano en el fuego por alguien? ¿Por quién podemos poner la mano en el fuego?

A veces necesitamos cambiar algo o por lo menos intentarlo para poder solucionar los problemas que a veces nos ahogan, o nos hacen sacar lagrimas. Cuando no tengamos problemas y seamos totalmente seguros de nosotros mismos entonces podremos poner la mano en el fuego por alguien pero siempre y cuando hayamos puesto la nuestra en algún momento y por algún motivo en especial.

Me doy cuenta que mi pareja realmente me ama y me echa de menos cuando no está conmigo. Mi pareja es bastante dependiente y a veces me gusta pero otras me resulta pesado.

Solíamos tener el problema de no poder salir juntos de fiesta con los amigos de uno o con los amigos de otro. Él no puede salir con mis amigos, porque no le gusta, se aburre, tenemos una diferencia de edad, no es grande pero es una diferencia que se nota a la hora de los temas que hablamos. Cuando quedamos con mis amigos el se aburre mucho y se pone pesado a dedicarme las típicas caras largas y de cordero degollado pidiéndome que nos vayamos ya a casa que se aburre, con esa actitud a mi se me quitan las ganas de salir con él. Y cuando salimos de fiesta a alguna discoteca no le gusta bailar, no baila nada y tampoco es que beba mucho. Yo bebo y bastante con lo que me divierto toda la noche bailando y teniendo muchas anécdotas en común con mis amigos.

Por el contrario cuando salgo con mi pareja y sus amigos pasa lo contrario, yo me aburro porque son mas mayores y a veces hablan de temas que desconozco y no me refiero a temas de política, deportes, etc. Me refiero a temas de campo, caza, pesca y comienzan a contar anécdotas sobre su infancia y las gamberradas que hacían juntos mientras beben, juegan al futbolin o la diana. Yo mientras tanto me siento en la barra del bar, comiendo pipas y más aburrida que una ostra porque mi pareja pasa literalmente de mi. Si supiera cómo meterme más en las conversaciones, etc pues creo que lo tendría más fácil pero no es así. Creo que deberé ponerme a jugar al futbolin si realmente quiero encajar con sus amigos.
La cuestión y el motivo de las constantes peleas por eso suele ser que yo no me quejo, yo me quedo como la novia florero toda la noche hasta que al churri le de por irnos a casa y decidir que hemos terminado la velada.

Tengo que callarme y dejar que se lo pase bien pero al contrario cuando salimos con mis amigos él no puede callarse ni aguantarse porque se dedica toda la noche a decirme vamos ya que me aburro y tengo sueño, como si de un niño pequeño de 4 años se tratara. Aunque creo que un niño de 4 años lo pongo a dormir en su sillita y no da más el coñazo pero mi churri si lo da.
La diferencia radica en que yo no me quejo, me estoy callada y espero a que el me diga de irnos, pero no me quejo y mucho menos empiezo a repetir como un niño chico el vamos ya, me aburro, etc.

Tampoco es que el haga nada por solucionarlo, porque nosotros hablamos de temas de los que él está al tanto porque se lo cuento todo y no opina o si opina es para decir algo en tono despectivo.

Entonces realmente la situación es la siguiente porque el otro día hablamos durante 2 horas de este tema. El fin de semana pasado eran las fiestas del pueblo del churri y entonces me increpó que lo pasó muy mal porque veía que todos sus amigos estaban con sus novias y que él estaba solo. A lo que yo le dije que no podía salir con él porque me aburro tremendamente y él tampoco puede salir conmigo porque también se aburre. Hemos acordado que vamos a probar a llevarnos mejor con los amigos del otro, a hacer cosas juntos e intentar que vaya bien y en el caso de que no vaya bien pues seguiremos como hasta ahora, yo saliendo sola con mis amigos y él saliendo solo con sus amigos.

Nosotros podemos salir juntos pero no con más gente y la verdad que jamás entendí el porqué pero bueno supongo que la diferencia de edad, que él es más chico de pueblo que de ciudad y yo siendo de ciudad más que de pueblo. Así que quiero pensar que es por eso.

Hemos intentado buscar amistades comunes pero nunca sale, tal vez, yo soy muy tímida y no sé entablar relación de ese modo así que a ver si el acuerdo al que hemos llegado nos sale bien. Saldremos la semana que viene con mis amigos y si el se comporta medio bien pues entonces yo saldré con él e intentaremos que el acuerdo siga adelante.

Un paso adelante que ojalá prospere.

3 comentarios:

Mónica87 dijo...

Los hombres siempre tienden a ser mas niños que nosotras, por eso él se queja y tu no... pero entiendo que tiene que ser super desagradable para ti.
Es buen pacto... espero que les funcione!
Besitos!!!

Edmundo Dantés dijo...

Con todo el cariño con el que puedo decirlo, creo que eso deberías hablarlo con él y no comentarnoslo a nosotros, si te sirve de algo, te diré que le pasa a todo el mundo.
En mi caso nisiquiera existia diferencia de edad respecto a sus amigos, sino de actitud y aptitud.

Hablalo con él, encontrad una solución satifactoria y..¡sed felices!

My two cents :)

África dijo...

Pienso igual que Edmundo! variando en que esta muy bien que lo cuentes por aqui para desahogarte :)