jueves, 19 de agosto de 2010

Lo más valioso...


Y se dieron un abrazo. Llevaban años sin verse, tenían lágrimas en los ojos que se caían sin parar desde que se vieron hasta que se abrazaron. El reencuentro de una amistad es más precioso incluso que el reencuentro de dos amantes en la noche.

La amistad nos da y nos quita muchas cosas pero siempre está ahí. La amistad nos aporta toda la confianza del mundo para contar nuestros problemas más ocultos. La amistad está para hacernos reír y llorar cuando nos lo merecemos, en la amistad nos dicen la realidad de las cosas y sin maquillar como otros hacen.

Un reencuentro entre dos amigos es muy valioso porque el abrazo es de haber echado en falta los días de cafés, de rayadas, de fiestas hasta el amanecer, de pensamientos inútiles, de ideas sin sentido, de planes sin hacer, la amistad aunque se congele un tiempo en un segundo se recupera cuando el motivo de la separación es la geografía. La amistad es la confianza ayer hoy y mañana.

Tu pareja te puede apoyar pero siempre te dirá cosas que no te gustarán o no reaccionará como lo haría un amigo. Tu pareja está contigo en las duras y en las maduras pero en las realmente maduras que es cuando tu pareja se tambalea está la amistad, tu amigo que te saca de casa para dar un paseo comer un helado y poner verde a quien quieras, tu amigo que sale contigo de fiesta aunque esté reventado si tu lo necesitas, tu amigo que te pega un tortazo si dices alguna gilipollez fuera de sentido y tu amigo que si estás enamorada de un amor imposible hace todo lo que esté en su mano para quitarte la idea de la cabeza aunque sea a golpes.

La amistad entre dos personas es maravilloso, bastante reconfortante y ayuda siempre en los peores momentos. De la amistad sacamos un compañero, una persona dispuesta a salir de casa a las 5 de la mañana, dispuesta a salir de la cama para recogerte porque te han dejado tirado, porque has tenido broncas o simplemente porque lo haría y cuando llega al sitio en el que habéis quedado resulta que es una sorpresa para tu amigo. El valora la sorpresa y seguro que te insulta por haberle despertado pero llegó, se levantó de la cama, se quitó las legañas y fue a por ti, a donde estuvieras para sacarte de un lío o para comerse otro marrón tuyo. El amigo no te agradece nada, te dice que le invites a copas, el amigo no te raya, se consuela contigo.

La persona que tiene un amigo tiene un tesoro.

Por motivos personales llevo desde el lunes fuera de casa y estoy echando mucho de menos las tardes de playa, las noches de paseos y helados, las fiestas de desfases y degeneres pero más aún estoy echando de menos a mis mejores amigos y sus vidas.

Espero que no me hayan abandonado ya, numerosas veces me han llamado y me han dicho que me echan de menos, me han preguntado si estoy bien y aunque no les quiero mentir les dije que si porque a veces los problemas se tienen que contar en una mesa redonda con los amigos y unos cafés.

Todos tenemos un mote en el grupo y todos nos sentimos parte del otro en algún sentido por eso este verano está siendo de los mejores de mi vida. Después de pasar el invierno sin apenas verlos o sin apenas quedar con ellos estas horas, estos minutos, estos días los valoramos como nunca.

Todo el mundo quiere tener un amigo, pocos se toman la molestia de ser uno.

3 comentarios:

plinnn... dijo...

Me ha encantadoooooo:)))))) biquiñosssss

Pilar dijo...

Me quedo con la frase de cierre, quizás si nos esforzamos más en ser lo que esperamos de los demás, el mundo sea un lugar mejor.

(preciosa la rosa del fondo)

Laila ♥ dijo...

es muy lindo todo lo que mencionaste ya que es cierto. Ojala todas las personas supieran ser buenos amigos, ayudar, brindar cariño, y tantas cosas mas. Comportarse como un buen amigo y ser capas de ir a cualquier lado con tal de ver a su amigo..Que tes bien!
aah, te sigo :D