viernes, 27 de agosto de 2010

El tiempo es el médico que lo cura todo...



Un desengaño, una traición, una mentira tras otra, una decepción, una frustración, una mala experiencia, una desconfianza, una mala palabra, una mala frase, un mal grito, una bronca en un mal momento y un mal momento en general.

¿Cómo pedirle al tiempo un descanso, cómo pedirle al tiempo una prorroga para olvidar todo lo malo y quedarme por un segundo con todo lo bueno?

Cuando no podemos confiar en alguien, cuando apostamos mucho por una persona y esa persona terminó demostrando que no se podía apostar por algo que no existía, no te queda más remedio que esperar a que el tiempo nos dé un descanso de tanto dolor.

Está sufriendo mucho, se dice todos los días a si misma que no quiere verlo, que no quiere ni siquiera hablar con él pero después no puede evitar decirle alguna palabra. Sufre porque no puede confiar en esa persona, porque luchó contra sus padres, contra sus amigos, contra sus allegados por tal de estar con él y ahora tiene que ir a todas las personas con las que se puso en contra con la cabeza agachada porque llevaban razón en todo lo que dijeron, en todo lo que le dijeron para que no se confiara de esa persona que le podía hacer tanto daño.

Ahora cuando se dio cuenta de todas las mentiras, cuando se dio cuenta que no puede confiar más en él, que le mentía por cosas que no tenían sentido, que le engañaba con otras mujeres, que aún dándole todo lo que pedía un segundo sí y al otro también, alejándose de su familia, de sus amigos y de sus compañeros de trabajo por tal de estar con su amor le seguía haciendo daño un día tras otro con sus mentiras y sus decepciones continuas, con su doble o triple vida que lleva por todos lados, aún así es capaz de perdonar todo lo que le ha hecho pero no encuentra una excusa y una parte de ella quiere encontrar una excusa para perdonarla pero otra parte de ella no quiere volver a enfrentarse con su familia, ni con sus amigos, ni con sus compañeros, ya que la primera vez fue un desgaste físico demasiado grande que no le permitía ni siquiera respirar.

Luchar contra tu familia y amigos por tal de estar con una persona que no te conviene te hace más débil, porque estás dando demasiado, estás poniendo la mano en el fuego demasiado tiempo y no sabes como terminará, en tu caso has terminado mal, pero todos te lo dijimos y todos sabíamos desde un principio cómo terminaría esta historia pero tu no nos quisiste escuchar es por eso que hoy te ves obligada a no saber qué hacer, a perder tu identidad, porque aquello por lo que tanto luchaste no te dio nada a cambio, te hizo más daño del normal y no te dejó nunca respirar tranquila.

El perro del hortelano, ni come ni deja comer. Eso era para ti esa persona pero tu estabas bien, porque lo necesitabas día tras día y hora tras hora, porque te regalaba los oídos de tal manera que has vivido y vives todavía cegada por las mentiras de te dice cada día. Cuando te miente 500 veces y optas por no creer más no volverás a creer jamás.

Si decides volver y que tu historia comience otro capítulo, éste se verá envuelto por las sombras de todo el mal que has vivido, éste se verá envuelto en nubes de desconfianza y obsesión. Las personas intentan cambiar y a veces nos dan la imagen de que han cambiado, pero no, no han cambiado porque se confían y vuelven a actuar como eran.

En tu interior estás buscando la forma de perdonar, olvidar y volver a confiar. Sabes que te costará tiempo, mucho tiempo pero si realmente te espera, espera a que perdones, olvides y confíes entonces será digno de estar contigo. Los corazones rotos jamás se curan del todo, los corazones rotos jamás recuperan la ilusión del todo y los corazones que se rompen por primera vez tardan mucho tiempo más hasta que vuelven a poder latir.

Cegados por amor, por primera vez. Esa ceguera siempre es adicta, siempre es ilógica y siempre se aprovecha de nuestra debilidad. ¿Porqué si sabemos que algo nos hace daño volvemos una, otra y otra vez a la misma situación? Porque la esperanza del cambio es lo último que se pierde, porque las mentiras se alimentan con más mentiras y porque las mujeres lo damos todo cuando nos enamoramos.

Nos da igual cuánto tiempo debamos perder o aprovechar pero siempre queremos que lo bueno llegue ya.

El que espera desespera y el que esta viniendo parece que nunca llega.


10 comentarios:

Mónica87 dijo...

Muy triste tu entrada, pero muy cierta...

El desamor duele, pero siempre volvemos a arriesgarnos... siempre hay que intentarlo.

Besitos!!!

Sí es lo que parece dijo...

Estoy contigo en cada una de tus palabras, es todo tan cierto

No hay mas ciego que el que no quiere ver y por mucho que nos digan, que nos intenten abrir los ojos los demas, si estamos enamorados (completamente) no vemos nada, no queremos ver nada. Por qué por miedo a ese corazón roto, por temor a no saber recomponerlo, a la soledad, a reconocer nuestro error ante el resto del mundo??

Pero hay algo positivo en todo esto, el tiempo todo lo cura de un modo u otro, solo se trata de dar tiempo al tiempo. Unas veces necesitará mas otras menos, pero toca esperar, y luego resurgir.

Muy buena entrada

Saludos

Rubia de la cuarta fila dijo...

Está claro que el tiempo lo cura todo, pero para que cure algo tiene que haber algo doloroso y ojalá el tiempo no existiera en ese sentido.
Cuando te advierten de que esa persona no es la correcta porque puede que te haga sufrir, es normal que aún así quieras aventurarte porque hasta que no tropieces y desde el suelo veas la realidad, no puedes hacer caso de prejuicios.
Si ya son más de una y de dos las veces que has tenido que caer o te han tirado.. cuidado, ahí hay que cambiar el chip por completo. Una cosa es la costumbre de tropezar siempre con la misma piedra y otra la autodestrucción.
Me ha hecho pensar tu entrada:)
muuá

teologiadeS dijo...

Monica: pues sí, siempre queremos ver por nosotros mismos el cambio que nos atrae más. Besos de vuelta

Sies: Totalmente de acuerdo, se necesita verse vencido para resurgir. El problema es que nos cegamos siempre y no sabemos porqué y nos cegamos hasta límites insospechados. Otro saludo

Rubia: Tienes bastante razón porque no es ya la costumbre de caerse y tropezar es ya por autodestrucción por querer creer en un mundo que es todo mentira. Otro beso.

Mandarina López dijo...

Y somos tan ignorantes que no nos damos cuenta del tiempo que realmente podemos perder esperando lo bueno, lo que menos dura por cierto. Y sin embargo, si no llega a ser por los malos momentos que trae el tiempo, no podríamos descubrir qué es la felicidad. Desde luego, el tiempo es la mejor medicina.
Me ha encantado la entrada. Saludos!

teologiadeS dijo...

Mandarina: También llevas razón que somos tan ignorantes que queremos pasarnos la vida y los días tristes sin hacer nada dejando que el tiempo pase y no sabiendo aprovecharlo pero es así y así somos.

Un saludo de vuelta

Laila ♥ dijo...

El tiempo siempre va a poder, no nos tenemos que quedar estancados en el dolor en ese sentimiento o en lo que sea que la otra persona alla echo, con el tiempo va a kedar solo en un gran recuerdo sea bueno o malo y ya no va a doler ni lo vamos a sentir mas

teologiadeS dijo...

Eso es cierto Lay, siempre nos quedarán los recuerdos.

silvia dijo...

Pues qeu digo em encanta!!!! es totalmente cierto em ha echo recordar mi primer amor wow lo quise durante...5 años :S Pero al final em di cuenta que no era para mi y solo lo olvide cuando llego otra persona!!!
Un beso si puedes pasate!!!

kevin Kendall dijo...

Cierto. Lo puse a prueba y funciono.

saludos!