martes, 31 de agosto de 2010

En la mente de un hombre



No quiere poner etiquetas y ojalá las ponga ya porque necesito saber qué siente por mi.

Una habitación con cuadros, un espejo, un aparador y una cama que contiene algo más que
recuerdos entre sus maderas, pintada de blanco sobresalían entre sus paredes los cotilleos de las personas que había pasado por allí y habían dejado huella, pero jamás se podrán comparar a las huellas que dejaré yo.

Cuando la veo entrar por la puerta siento calor, amor, deseo, pasión, atracción y me encanta mirarla. Cruzó la puerta y vi a una mujer con las uñas de los pies, unos pies descalzos, pintadas de color rosa, un rosa más apagado pero intenso, veía sus piernas no tonificadas perfectamente pero sí con una gracia y una línea espectacular, veía unos muslos que rezumaban sensualidad, salud y brillo, unas caderas espectaculares que escondían un secreto aún más espectacular, veía por detrás un culo perfectamente redondeado con la marca del bikini pero con estilo, un culo perfecto con unos lunares que dejaban toda una serie de entresijos para soñar, al tacto se podía sentir como si de seda se tratara, al tacto en mi imaginación quería memorizar cada parte de su cuerpo para las noches a solas, al tacto me confundía cuando las luces se apagaban y sólo estábamos ella y yo.

Me detengo en su ombligo porque es perfecto, es la perfección más hermosa que jamás vi, sigo subiendo y no puedo permitirme no fijarme en sus pechos, esos senos turgentes, de los que salían unos halos de deseo y desenfreno, como siguiera mirando pensaba que iba a estallar, pero no podía apartar la vista de ese cuerpo de diosa venus, de ese cuerpo hermoso de la mujer que más amo en todo el mundo, de la primera persona, de la persona por la que mataría sin pensarlo. Su cuello no era tan largo como otras personas podían imaginar, su cuello era perfecto con lunares en sitios estratégicos para detener el tiempo y a cualquier humano con solo una mirada, un cuello sugerente que a veces su pelo largo quería tapar, sus senos todavía no eran tapados por su pelo pero es cuestión de semanas que lo haga. Pelo castaño con unos reflejos preciosos, a veces pelirrojo intenso y otras veces rubio dorado.

Sus labios son la razón de mi locura, la razón de mi existencia, sus labios carnosos y rosados son el motivo de mi deseo, el motivo de encontrarme en esa cama tumbado intentando evitar saltar para cogerla en mis brazos y hacerla mía en cuestión de segundos. Su nariz es perfecta, respingona y sus pecas son el motivo de mi locura en verano y de mi decepción en invierno, sus pecas sólo aparecen en verano, cuando su tez es más oscura. Su tez, suave, tersa y fría, su tez pálida en invierno y más colorida en verano dejando ver sus pecas.

Sus ojos, los de una niña de día y una loba de noche. Esos ojos marrones que a veces me dan la vida y otras me sumergen en la más profunda miseria, sus ojos que cuando me miran no puedo evitar sentir un sentimiento enorme de ternura, pasión y amor, un amor cálido y tierno sentimiento que a veces ni sé describir.

Ella es lo mejor que me ha pasado en muchos años. Ella es mía y a veces me pellizco para darme cuenta si es real, para despertarme del sueño que tengo y en el que estoy muerto debido a su inexistencia. Cuando pruebas a una persona así y te la quitan de las manos realmente lo único que te queda es morir.
Se dirigió hacia la cama y se metió en ella, me dio un beso, la miré, sentí satisfacción y lo demás es a la imaginación del lector.

5 comentarios:

Laila ♥ dijo...

jaja con final abierto y todo :P
Que buena forma de describir a alguien *-* Parece ser alguien super especial

Mónica87 dijo...

Me encanta! la descripción es perfecta.
Besitos!!!

África dijo...

Eso de '' lo demás es a la imaginación del lector'' es realmente original! :)

Me quedo con estas dos frases : ''Cuando pruebas a una persona así y te la quitan de las manos realmente lo único que te queda es morir'' y '' la persona por la que mataría sin pensarlo''

Pilar dijo...

Me ha gustado esta inmersión en los amplios mocasines de un hombre enamorado, o al menos rendidamente conquistado. (la imaginación bien, gracias) ;)

Anónimo dijo...

que hermosa descripcion de una valiosa mujer parce que os ais grabado cada detalle de su cuerpo no psais nada por alto, simplementes es hermoso que alguien sepa cada detalle te cuerpo