jueves, 12 de agosto de 2010

Segundas partes... ¿son buenas o no?


Las segundas partes nunca fueron buenas y os explicaré el porqué de ese pensamiento.

Si una pareja rompe por motivos de cuernos y luego esos cuernos se perdonan por el eterno amor que le tienes a la otra persona y eres capaz de perdonar todas las infidelidades y más te vuelves turbia. La relación se vuelve poco a poco bastante turbia y porqué.

Pues porque para realmente una pareja avanza tras un asunto de cuernos la persona que perdona debe estar dispuesta a olvidar esos cuernos y debe estar dispuesta a volver a confiar siempre y cuando la otra persona que ha hecho todo el daño se lo curre y no vuelva como de rositas. Siempre hay una desconfianza y no es buena, además cuando se sospecha a veces los celos se vuelven en una enfermedad y desconfías de tu pareja mucho, por eso realmente se enturbia la relación porque de las dudas nacen los celos para pasar a los reproches y a la desconfianza. Aunque la otra persona realmente se arrepienta pero cuando pasa un tiempo le dará coraje que su pareja esté todo el tiempo detrás de ella.


Por otro lado, cuando una pareja rompe por un asunto de mentiras u supresión de información está en las mismas, debe olvidar y creer. No debe creer al 100% pero sí a un 90% y aunque siempre esté detrás de la oreja es más probable que las discusiones terminen en reproches la mayoría de las veces o que posteriormente se estén tirando tiritos todo el tiempo y a la larga eso cansa a ambos.


Cuando una pareja rompe por la distancia y luego vuelven cuando ya creen que han solucionado la distancia, entonces se encuentran con la verdadera prueba de fuego. Se encuentran con el debate de saber si eso era realmente por distancia o por otras cosas. Las personas que son muy posesivas y faltas de cariño cuando es la distancia lo pasan mal pero cuando están juntos y ya no tienen que tener miedo a la distancia aparecen siempre otro tipo de problemas que son tonterías que se van añadiendo a una bola constante que crece. Esa segunda parte se supera si realmente tienen claro que van a superar la distancia, que se van a querer y que van a compartir mucho más.

Si una pareja rompe por cansancio físico o psíquico tras mucho tiempo de relación y se dan cuenta que no pueden estar separados esa segunda parte les hará aprender y si realmente se han echado de menos, esa segunda parte puede que crezca en ellos una fuerza anormal y diferente de la que tiene otras parejas. Al darte cuenta de lo que perdiste y recuperar tomas en más estima la relación y sueles ir con pies de plomo pero nadie te dice que con el tiempo no vuelvas a caer en otro problema.

Soy partidaria de decir que todos los problemas tienen solución, tarde o temprano tienen solución y realmente creo que si no eres capaz de solucionar un problema con tu pareja, el primer problema gordo de confianza, de mentiras, de seguridad, etc entonces no estés más tiempo perdiendo el tiempo valga la redundancia y céntrate en encontrar a la persona que realmente te haga solucionar ese problema o querer solucionarlo.

Cuando dicen que a veces un espacio recupera a las parejas lo veo superficial en algunas personas, porque unas personas dicen eso y luego los ves cada sábado con una chica o chico diferente y eso no es tiempo para pensar, eso es tiempo para divertirte que está bien que lo hagas pero jamás mientas porque al final todo se termina sabiendo y luego es el doble de daño, por la traición y el engaño.

Las segundas partes si no se arreglan hablando y sin tener que dejarlo son buenas y la relación sale reforzada pero si hay que dejarlo cuando vuelves y discutes salen reproches e historias pasadas que creímos que estaban en un baúl cerrado pero no jamás se encontraron en un baúl cerrado, sino, en nuestra conciencia.

No hay dos sin tres y segundas partes nunca fueron buenas.

7 comentarios:

Mónica87 dijo...

Interesante tu entrada!

Yo también opino que las segundas partes nunca fueron buenas... creo que es más provable que no funcionen, pero siempre hay que intentarlo si se tienen ganas ;)

Besitos!!!

Edmundo Dantés dijo...

A) Escribo ligeramente borracho, no se si lo que digo es consciente o inconsciente, y deleítate en ello.

b) ¿Segundas? yo he llegado a "Sextas". Creo que no ha quedado por nombrar ninguno de los motivos por los que hemos ido y venido, debo decir que no estoy orgulloso, pero que no me arrepiento.

Estoy un poco raro, y quiero no darte mi opinión sino lanzarte una pregunta y forzarte a responderla:
¿Has tenido ocasión de experimentar segundas, terceras y cuartas?

No se lo que pasaba por mi mente en aquellos momentos y sabiendo que lees mi blog, supongo que sabes que aún me lo pregunto...

Jajajaja, ¡sigo con el ron!

Pd: si sigues escribiendo temas que coinciden con mis problemas personales... ¡Me veré obligado a invitarlos a un café!!

África dijo...

Enhorabuena por tus entradas, Son realmente interesantes.
Sobre ese tema no puedo opinar debido ami inexperiencia en el amor...
Es todo un gusto leerte :)

teologiadeS dijo...

Edmundo:

He experimentado pero no en primera persona, sino desde bastante cerca. Y siempre la persona que cometía los pecados por muchas que se las perdonara siempre vuelven a cometer el mismo. Realmente no sé que lleva a las personas a repetir los mismos actos cuando se les ha perdonado.
Supongo que algún día encontraras la respuesta a tu pregunta.

Un café cuando quieras. Si mis temas pueden ayudar en alguna medida a una persona realmente me sentiré satisfecha.

Gracias por comentar y un saludo a todos.

Pilar dijo...

Qué lanzada te veo, a mi me resulta muy dificil afirmar las cosas tan categoricamente. Creo que lo que va bien no precisa vacaciones y lo que va mal no suele mejorarlo el tiempo, porque solo envejece bien el buen vino.
Pero supongo que depende del tiempo entre la fase A y la fase B, hay veces que encuentras a la persona oportuna, pero no es el momento y la vida es tan generosa que de ofrece una segunda oportunidad, quizás en ese caso, sea la definitiva, pero realmente, no sé.

Alicia en el pais dijo...

yo creo que débiles son los sumisos que se tragan todo, yo me quejo y soy feliz y no hago nada porqe no está a mi alcanze.

Su dijo...

Pues yo soy la excepción que confirma la regla :D. Reconozco que antes pensaba lo mismo que tú, pero con mi actual marido pasé una crisis muy fuerte (vivíamos juntos entonces), estuvimos 8 meses separados de manera definitiva, sin ninguna intención de volver, y finalmente volvimos con más fuerzas y teniendo muy claro que queríamos estar siempre juntos. Nos casamos al año, hace ahora poco más de un año, conté mi historia rara en el blog.

Sé que no es lo normal, y en nuestro caso se dieron circunstancias raras, pero sobre todo no hubo ninguna infidelidad ni habíamos dejado de querernos, ni nos aburríamos en la cama. Eran circunstancias muy difíciles y una situación personal de cada uno dura, con problemas que resolver. Tuvimos mucha suerte y a menudo lo comentamos. Pero sí, en general creo que es muy difícil que una segunda parte funcione bien.

Un besote!