lunes, 16 de agosto de 2010

Resignación.


Me da mucho coraje las personas que no aprecian la vida que tienen, que se sumergen en un mar de lamentaciones, de melancolías, de rencores y no ven más allá del pasado, del tiempo en el que fueron felices.

La vida está para vivir, no para estancarse porque les haya pasado algo malo, indeseable o doloroso. Una pérdida la sufrimos todos en nuestros peores momentos y no nos gusta, nos encantaría poder quedarnos en nuestra cama y no tener que salir nunca pero diablos que la vida sigue, que la vida no se para porque estés encerrada en un cuarto, porque no puedas superar algo que te hizo feliz y ya no lo tienes. Debemos aprender a superarnos, debemos aprender que las cosas pasan y es así, no podemos hacer nada para cambiar algo y si lo podemos hacer hay personas que se quejan y no lo hacen por miedo o simple ignorancia.

Cuando todos pasamos una mala racha queremos que se detenga el tiempo, que nos deje respirar la vida perra esta pero no podemos y no sirve de nada lamentarse y menos despreciar lo que se tiene. Debemos ser personas de recursos, no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, debemos tirar de lo que tenemos a nuestro alrededor y hacer que lo que tenemos merezca la pena, debemos aceptar cómo nos vienen las cosas y asumir que es lo que hay.

Resignándose no se logra nada, resignarte y quedarte en casa comiendo chocolate y mirando fotos y películas viejas no ayudan. Encerrarnos en cuatro paredes ayuda menos porque debemos salir que tenemos una ciudad, un pueblo, un campo, un asfalto que debemos mirar, al que debemos prestar atención y centrarnos en que siempre estuvo ahí. No puedo con las personas que deciden tirar la toalla y menosprecian lo poco que les queda, porque siempre hay alguien que está peor que tu y valora las cosas el triple que tú. Y esa persona es mejor que tú, es más considerada, más madura porque aprecia lo que tiene.

Las personas deben aprovechar y sacar el máximo partido de las cosas que tienen a su alcance aunque no veamos más allá de ellas pero siempre las hay. Si tienes un mal de amores, de amistades, de familia, etc. Siempre suelo aconsejar que la gente con problemas se de un paseo sola por la ciudad o campo y medite por todo lo que tiene y no pierde, por todo lo que se tiene y no se aprecia. El simple hecho de levantarnos todas las mañanas en una cama cómoda da para pensar.

Por supuesto que tenemos todos derecho a quedarnos en nuestras casas, en nuestras habitaciones a lamentarnos de nosotros mismos pero por un tiempo no siempre, debemos tener un tiempo para todo porque la vida no se detiene el momento que tu decides que la tuya si. Porque las personas seguimos andando y seguimos levantándonos después de caernos porque asumimos que la vida es perra en el momento que nacemos llorando.

Ya digo que ayer hoy y mañana me parece una falta de respeto alguien que no aprecia lo que tiene, todos tenemos malas rachas y todos nos quejamos de muchas cosas y a veces reaccionamos pero otras no, nos quedamos como sujetos pasivos mirando como si de una caja tonta se tratara. Levántate y lucha porque siempre elegimos la vía fácil y nos cuesta demasiado aceptar que el camino difícil es más complicado pero siempre es más satisfactorio.

Si te caes 7 veces levántate 8 y si estás demasiado cansado inténtalo al día siguiente y si aún así no puedes o te cuesta pide ayuda porque siempre habrá alguien que te la dará sin pedir nada a cambio.

Mañana haré ejemplo de esta entrada e intentaré fijarme en algo pequeño de la vida pero que me ofrezca algo valioso, intentaré perderme entre los edificios, entre las gentes, entre la arena o entre las olas pero por lo menos lo intentaré para dar ejemplo a esa persona que no quiere levantarse a luchar que hace meses que tiró la toalla y todavía no la ha intentado recuperar. A veces me da pena, pero todos necesitamos de tiempo para superar a nuestras maneras las dificultades que se nos presentan.

Respeto todas las formas de pasar las malas rachas, pero si me levanto y te pego un guantazo es porque no lo comparto. Dale un guantazo a la vida levantándote y luchando.

Goethe dijo:-" La resignación es un suicidio cotidiano"-.

Quinto Horacio Flaco dijo:-" Una de las cosas que se aprende con el tiempo es la resignación, el sentido de la renuncia, la aceptación de lo inevitable"-.



3 comentarios:

Mandarina López dijo...

Muchas veces resignarse resulta la opción más madura a la hora de reaccionar. Deberíamos saber seleccionar correctamente qué es y qué no es lo que realmente merece la pena, para así, perder el tiempo preocupándonos o no. Pero siempre, acceptando lo que ha pasado. Eso sí, el tiempo no se para, y mucho menos da la vuelta.
Me he sentido realmente identificada con los paseos solitarios, solo que a mí me gusta hacerlos cuando las cosas van bien ;)
Genial la entrada.

Mar dijo...

Hola, yo vengo desde el blog de Kelevra.

Estoy de acuerdo con Mandarina López en que muchas veces es la resignación la opción más sensata. No estoy de acuerdo en que la resignación consista en lo que comentas, sino más bien consiste en aceptar las cosas.

Mi experiencia personal es que tardo menos en salir adelante a partir de la aceptación que del inconformismo.

Voy a seguir leyendo tu blog. Saludos.

Laila ♥ dijo...

Tenes razon, ademas si paso algo malo en la vida hay que ver porque paso eso..Las cosas no pasan solas, si te paso algo malo osea hacete cargo jaja pero es re feo la gente que no se puede dar cuenta de eso y que le dan ganas de morir porque dicen que no le sale nada bien y bla bla bla..pero tampoco se preocupan para que les salga bien :S osea se contradicen mucho. Deberian vivir la vida por como es, y saber ver sus errores y ademas los obstaculos les sirve para crecer.

Que tes bien.